González Fraga en el NEA: el decepcionante decepcionado

Luego de una breve escala en el Comité Central de la UCR de Corrientes, el candidato a vicepresidente del hijo de Alfonsín con la UDeSo (Unión Democrática Sobreviviente), participó de una conferencia de prensa en el Aula Magna de la UNCAus (Universidad Nacional del Chaco Austral) en Pcia. Roque Sáenz Peña, Chaco:

Al margen: El límpido cielo del Chaco, ¿no parece pintado?

González Fraga arribó a la universidad, poco antes de las 18 hs., con el exgobernador Ángel Rozas (1995-2003), a quienes se les sumaron su sucesor Roy Abelardo Nikisch (2003-2007) y el intendente municipal Gerardo Cipolini, todos llegados del Comité Local de Avda. 25 de Mayo, donde habían organizado una multitudinaria reunión con una veintena de dirigentes, afiliados, curiosos, vecinos y seguidores de la Alianza FT (Farsante de Todos) integrada por la UCR (Unión Cíclica Residual), el PS (Partido Zoncialista), ACha (Acción Chadere), ARI-CC (Colisión Cínica) y otros rezagos partidarios que, junto a tres o cuatro reporteros, abarrotaron la pequeña bedelía del local.
  
No habían ofrecido lunch, ni chori ni bizcochos, apenas algunos mates hervidos, dulces y lavados circulaban entre la gente, aunque vale destacar que al economista lo invitaron con una botella de agua mineral natural, mientras un par de cronistas murmuraban que la desatención hacia los profusos concurrentes no había sido por ahorro o carencias, sino por pura imprevisión.
    
   
En el Salón de Actos, los panelistas estiraron los plazos de inicio todo lo posible, amenizando con la Marcha Radical y cumbias pechistas y chipistas, pero pasaban los minutos y el esperado público consumidor no llegaba.
Una alumna de Ingeniería Química -a quien supongo militante del FAU- entonaba a mi lado: “Adelante radicales, que adelante hay lugar; viva Hipólito Yrigoyen y Marcelo T. de Alvear… Siempre adelante González Fraga, adelante con De Narváez; que se rompa y que se doble el partido radical…”, mientras les sonreía cómplicemente a sus compañeros. Ni hablar de las espontáneas transformaciones a “Se viene Carim botá, Carim rajá; se viene Carim botá, Carim volá” y otras graciosas adaptaciones que no recuerdo. Un encanto de simpatía, la compañerita.

Ya superada la hora programada para el inicio de la conferencia, la mitad del Aula Magna continuaba vacía.
Es pertinente aclarar que la capacidad del Salón apenas supera 300 butacas, por lo que los adherentes -varios llegados de otras localidades- no alcanzaron dos centenares, descontando a la prensa, a algunas autoridades institucionales y a varios estudiantes de agrupaciones adversarias de la perdidosa “Franja Morada”.



Se evidencia el debilitamiento provocado por las viciadas internas, primero postergadas y luego extrañamente canceladas cuando Carim Peche se bajó de las aspiraciones a regresar a la intendencia convencido de que Cipolini lo doblaría en votos, sellando sus posibilidades de volver a pretender ser gobernador o vice como hace cuatro años. Pero también comienza a notarse que quien todavía es capaz de convocar y movilizar en el radicalismo aliancista saenzpeñense es Peche. O, al menos, que el contador (público, no de chistes) Cipolini no puede hacerlo.
Haber desplazado hasta Sáenz Peña al excelentísimo y nunca bien ponderado expresidente del Banco Central del menemato para ofrecerle un auditorio tan reducido, desnudó todavía más la coyuntura del radicalismo chaqueño.


¿Cuál coyuntura? Roy Nikisch dio todas las señales de haber entregado a Rozas-Peche en 2007 y, ahora, continúa desconociendo al alicaído liderazgo digitador. Rozas sigue apoyando a Carim Peche, pero el díscolo Cipolini se impuso por abandono al pupilo del viejo mandamás. A su vez, Satángel continúa manejando a la mayoría de obsecuentes integrantes del Comité Provincial de la UCR. Desde allí, entre marchas y contramarchas, acomodaban y reacomodaban fechas comiciales discrecionalmente, por lo que Gerardo Cipolini quedó herido aunque salió parcialmente airoso encabezando lista única pero cediendo la mitad de los cargos legislativos. Hace apenas un mes, en medio de las aviesamente desgastantes manipulaciones de la Junta Electoral partidaria, el mismo Juan Carlos Polini llegó a amenazar con patear el tablero renunciando a su candidatura a la vicegobernación.

A grandes rasgos, esa es la relación que hoy une y desune a los cinco referentes que oficiaron de anfitriones en la exposición de González Fraga. Si hay miseria, que no se note:

El tren de la alegría: Carim Peche, Roy Nikisch, Ángel Rozas, Gerardo Cipolini y Juan Carlos Polini.
Peche, que no estuvo presente hasta bien entrado el acto en la UNCAus.


El reloj marcaba las horas y no detenía su camino. Como no podía ser de otro modo, no obstante los cumbieros jingles, los presentes ya comenzaban a impacientarse en sus butacas y, tanto como ellos, los panelistas en el escenario sin siquiera demostrar cuestiones de interés común para conversar.

Sólo resta ver los rostros:

Satángel Rozas: -¡Qué bodrio! Cuando me toque hablar, ¡despiértenme!


Y con demora, largaron.


Como para dar calor al gélido clima, el carismático, dicharachero y casi nada solemne intendente, arrancó con las palabras de bienvenida del caso y una breve reseña de la situación local. Breve aunque lenta, monocorde y soporífera.
Hasta que Gerardo Cipolini y Ángel Rozas no terminaron sus participaciones, Peche no se sentó en el escenario. ¿Actividades impostergables, retraso inevitable o especulación horaria? No se sabe. ¿La silla vacía? No, sin asiento, más tarde Carim subiría con su propia silla.
 
 
  
Le tocó el turno a Rozas en carácter de… asesor con máxima jerarquía salarial del senador Gerardo Morales y vicepresidente del Comité Nacional de la UCR, supongo. No ejerce otras funciones ni se postula para ninguna. ¿O sí? Al menos, el año pasado declaró que no será candidato a nada ni se retirará…
Tras ocho años  gobernando el Chaco con desmonte indiscriminado en beneficio de cofrades y entenados y con atroz endeudamiento sin correspondencia en obras ni mejoras sociales, el gran simulador manifestó un mensaje con dos ejes: pegarle a Capitanich sin datos ni propuestas alternativas y darle un poco de aire al ignoto abuelo de los bisnietos de Alfonsín.

El Aula Magna seguía a media capacidad adelante y atrás. Los asientos reservados vacíos en las primeras filas, porque ni siquiera las celebridades pueblerinas y los funcionarios especialmente invitados asistieron. Los blancos del medio y posteriores, porque tampoco los ciudadanos mostraron demasiado interés en la conferencia.

Hay que decir que Sáenz Peña no es Río de Janeiro, pero cuenta con 100.000 habitantes, unos 70.000 empadronados. Convengamos que menos de 200 personas para escuchar las propuestas del candidato a vicepresidente del más que centenario partido -en alianza con los socios de la Década Infame, los inicios del Movimiento Nacional Justicialista y la Revolución Fusiladora- no parece ser demasiada gente.
Y ya le tocaba el turno al fondista. Sí, al orador de fondo, figurativamente, el que cierra la velada boxística. Y también doble fondista, el gestor del menemato ante el Fondo Monetario y la banca internacional durante el bienio de entrega de Ferrocarriles, Aerolíneas, YPF, ENTel,…

El reloj marcaba las horas y Carim Peche todavía no subía a las tablas. Seguramente no era por pánico escénico. Ya eran casi las 20 y ayer miércoles, no hubo sesión en la Cámara de Diputados del Chaco, en la que el desempeño del abogado saenzpeñense se hace notar… por su anonimato y falta de iniciativas.


Para disertar, el licenciado en economía de la UCA (Universidad Católica Argentina) caminó hasta el atril, quizás con remembranzas de sus participaciones en el púlpito de la parroquia universitaria.
 
Cipolini le ofreció un obsequio al visitante. El atlético y caballeroso González Fraga -a quien habría que pagarle unos turnos de gym y un curso con la sucesora de la difunta condesa de Chikoff- apenas dejó ver un enorme mate sin sacarlo del envoltorio como quien no quiere romper el paquete… el paquete menemista de la “Swift & Company” agregaría un malpensado. Y otro, más moderado, podría decir que el asesor financiero de Ghaith Pharaon debe creer que la bolsa de yute es una manopla especial para mateadores.
 
Recordando al magnate saudita, algo de “Robo para la corona - Los frutos prohibidos del árbol de la corrupción" de Horacio Verbitsky, puede verse en: Del PERRO con VERBITSRAGIA en el ROBO para la CORONA al REMILGADO CURRO del RECAUDADOR GONZÁLEZ (in)FRAGA(nti).
  
El diario “Tiempo Argentino” del 5 de junio, aporta una buena síntesis: Javier González Fraga: de Alfonsín a Pharaon, de Pharaon a Alfonsín:
“Buena parte de la historia sobre los vínculos del plan de capitalización de deuda, Pharaon, Kohan, Moneta y González Fraga -el ahora candidato a vice de Ricardito Alfonsín- está resumida en el voluminoso informe de la Comisión Antilavado que condujo Elisa Carrió, de la que Graciela Ocaña -ex ministra de Salud- fue principal espada investigadora. Por esas vueltas de la vida, donde el pragmatismo matemático electoral se mete por la puerta de la necesidad y las ideologías huyen por la ventana, es probable que la misma Ocaña acompañe al colombiano Francisco de Narváez como candidata a diputada bonaerense, dentro del armado general de la fórmula Alfonsín y González Fraga.
A propósito de este último, cuando se le recuerda sus labores profesionales para Pharaon, suele decir en privado que el banquero saudí no es tan malo como parece, sino que fue víctima de una campaña por su apoyo financiero a la lucha antisionista en Medio Oriente.
A veces, aclarar tanto, oscurece.”


Cumplidas las formalidades del souvenir, el candidato a vicepresidente por la UDeSo comenzó la prédica.

Y van más imágenes por si hiciera falta comprobarle a los desconfiados que hasta el fin del acto, permaneció la concurrencia desnutrida:


Tal vez con demasiadas y falsas expectativas ante la visita a dos provincias que hasta no hace mucho tenían signo UCR, como la cobista-colombista Corrientes y la alfonsinitista-rozista Chaco, el economista no podía simular la decepción. Ya las reuniones allende el Paraná del día anterior, habían resultado un fiasco de concurrencia y ésta parecía empezar a convencerlo de que la situación no es como era entonces ni como pudieron habérsela contado.
Para colmo, la energía trasuntada desde las gradas -que se observa indubitablemente en la placa- no era muy contagiosa de ánimo popular. Así que el licenciado se armó de coraje y llevó el machete al atril -para no pasar por alto la problemática rural chaqueña que le señalaron sus correligionarios o lo que fuese que sean-, con la intención de bosquejar propuestas ante un auditorio de burócratas, típicos exponentes de actividad terciaria y cuaternaria con bajísima -prácticamente nula- presencia de trabajadores, industriales y productores.

González Fraga derrapó de entrada, al advertir que: “hay veces que la devaluación, como fue en el 2001, es posible y conveniente” (sic). Acaso, ¿la devaluación peso-dólar no fue en enero del 2002?, o, ¿el expresidente del Banco Central durante el menemato se confunde con la depreciación instrumentada desde enero del 2001?
Luego de reconocer solapadamente las intenciones devaluatorias, criticó la política cambiaria aunque, públicamente discreto como todo consuetudinario soporte del statu quo del último cuarto del siglo pasado, se tomó el tiempo para hacer la salvedad que: “No vine a criticar las políticas llevadas por Mercedes Marcó del Pont, a quien valoro mucho, pero sí a la política macroeconómica y cambiaria que gasta reservas para mantener un dólar sobrepreciado que apunta a las importaciones, pero genera inflación afectando el consumo interno.”

Siguiendo táctica discursiva, vinculó la negociación de la deuda con la anulación de retenciones y el recorte a la inversión social y a los subsidios a los servicios públicos. “La renegociación de la deuda fue exitosa, pero ya es tiempo de darse cuenta que sólo con las retenciones a las exportaciones del agro se puede pagar la deuda y el resto, necesariamente, el Gobierno nacional lo tiene que distribuir. Las retenciones sobran ahora”, sostuvo con beneplácito del panel y las primeras filas del salón. Sin ovaciones, pero con sonrisas y asentimientos.


Y al fin, como quien no quiere gestar aplausos o arriesgarse a no recibirlos, Carim Peche subió a las tablas mientras ofrecía su perorata el antiguo desahijado de Bunge & Born, el “tan famoso, tan reconocido, tan respetado economista” que dice haber elegido Ricardito Alfonsín para constituir la dupla, a quien conocía profundamente -según lo expresado en C5N, el 2 de junio al anunciar la fórmula exhibidora de intereses- porque: “Lo he visto permanentemente por televisión hacer referencia a la necesidad de combatir la pobreza...”
Sí, profundamente conocido por la tele, dijo Ricardito, lo creas o no lo creas. ¡Hay equipo!

Elegí no compartir el vídeo por razones obvias, pero puede verse acá si se soportan 8 minutos de la impostada voz cascada y monótonamente paternal del bisabuelo de los tataranietos de Alfonsín. Yo, paso.


El candidato instó a desregular la actividad productiva de las PyMEs para favorecer la producción y comercialización de alimentos y modificar gradualmente la política de subsidios a empresas de servicios. Especificó que al sistema subvencionado “hay que desmantelarlo. Termina generando inequidad, como ocurre con la energía, donde las zonas más ricas son las más beneficiadas y la distribución es asimétrica.” Esta última medida, aun sin dar detalles, no aparenta diferenciarse demasiado de las intenciones oficiales, pero puede decirse que se posterga su implementación paulatina porque se considera que retirar subsidios podría resultar menos equitativo, ante inevitables tarifazos y devaluación con pérdida del poder adquisitivo por aumento de la canasta familiar, con graves consecuencias que afectarían en mayor grado a las clases socioeconómicas menos favorecidas.

El licenciado UCA tiene reflejos o sigue la línea discursiva con el papelito en el púlpito. Empalmó el concepto diciendo que: “queremos combatir la pobreza. Debemos eliminar la pobreza para superar las dificultades de unas 10 millones de personas en nuestro país, lo que además mejorará la calidad de vida de aquellos que hoy no se ven afectados por la pobreza porque aquellos se incorporarán al consumo.” Y agregó para la desconcertada tribuna repleta de burgueses y clase merdia con aspiraciones: “Tendremos una mejor democracia, más transparente, menos clientelista. Nosotros no lucramos con la pobreza, no hacemos del clientelismo la razón de ser del movimiento político.” Concluyendo que: “Para combatir la pobreza haremos un shock de viviendas. En dos años haremos más viviendas de las que hizo este gobierno en 8 años.”

Nada nuevo bajo el sol. Es una manía la de fustigar hasta aquello que mejora día a día, pero supera cualquier perspicacia que además de adjudicarse el neokeynesiasmo ya implementado, pretenda descalificarlo y prometer cuadruplicar el rendimiento de un modo inverosímil y sin dar fuentes de financiamiento sino, al contrario, ajustando las existentes.

“No cambias más, no cambias más, nunca más…
No cambias más, yo tengo pruebas, siempre me atormentarás con promesas…
Palabras, palabras, tan solo palabras hay entre los dos”:



El presidente del BCRA en 1989, renunciado y luego reasumido como vicepresidente desde marzo del ’90 a noviembre del año siguiente en que volvió a dimitir con todo el equipo económico por los sobornos de la Swift, se pegó una vueltita por el Banco Nación en la soflama, aunque con Fábrega no tuvo la misma consideración que con Mercedes para distinguir entre autoridad y medidas. La crítica se basó en la proporción en que se otorgan los préstamos y los excesivos requisitos solicitados, sin embargo reconoció que la relación de 9 a 1 entre Estado y privados se modificó a 6 a 4 y también que se flexibilizaron las condiciones para la toma de créditos bancarios productivos. Ya dije que es una manía la de fustigar hasta aquello que mejora, por lo que supongo -quizás injustamente- que, en este caso, no tuvo nada a mano como para ensayar una convocatoria a los colonos e industriales chaqueños prácticamente ausentes.

Y para no dejar de caer en los lugares comunes más requeridos por la prensa cipaya, se mandó con la sanata habitual: “El INdEC sigue manipulando la información. Con esta situación no tenemos diagnóstico y estamos perdiendo la posibilidad de bajar la inflación sin enfriar la economía. La principal herramienta para bajar la inflación sin enfriar la economía es conducir las expectativas, pero con un INdEC no creíble hay anarquía de expectativas. Así no hay manera de conducir la inflación hacia abajo, como se hace en muchas partes del mundo. Por eso, una de las primeras medidas que tomaremos nosotros será recuperar el INdEC”, indicó el redundante asesor económico financiero de las multinacionales en los ’80 y funcionario que pergeñó el neoliberalismo menemista desde sus inicios. Una voz autorizada para aludir imitaciones a “muchas partes del mundo”. Un mensaje claramente celebrado por el establishment que no cooptó la constitución de la fórmula de la Unión Democrática Sobreviviente, según Ricardito Alfonsín.

Y González Fraga, ahora agregado al radicalismo, pudo sentirse forzado a levantar verbalmente las banderas que en los hechos depusieron hace tiempo: “Queremos reimplantar los valores republicanos que se han ido olvidando y deteriorando en los últimos años. Esto nos afecta cada día. Queremos dejar atrás una economía donde se aplican medidas a telefonazos, donde se dice quién puede exportar o importar, donde se cambian normas con un DNU.” ¿DNU? ¿Cuántos Decretos de Necesidad y Urgencia sancionó Cristina Fernández? y ¿cuántos, su presidente Carlos Menem? ¿De qué habla el licenciado? ¿Ese fue el remate de la tibia arenga?

Si ese fue el remate, no merecía otro auditorio que este:

A los tres o cuatro que aparentaban prestar atención, seguro que los conocés si sos del Chaco.
Y no precisamente por la capacidad, el interés comunitario, la creatividad en la gestión ni la honradez
en la función pública. Y si no sos chaqueño o no los conocés, no te preocupes: perdés nada.

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Muy buena cronica.

Saludos.

Daniel Gelabert dijo...

Sin perder un ápice su sentido del humor,Adán nos muestra un grado de objetividad(dentro de la posibilidad humana)superlativo.Vemos así palmariamente la desgracia de los desgraciados que quieren congraciarse con un electorado al que no le caen simpáticos...no sé por qué¿?.¡Brillante Adán!!

Adán De Ucea Queralt dijo...

Gracias, compañeros. Realmente no pude relatarlo sin tentarme a cada enter... Era julio y traté de orientarlo que acá sería 60 a 30, pero bueno, no hubo caso, las PASO quedaron 61 a 29... Tal vez si no venían ambos postulantes de la fórmula de la UDeSo, hubiesen mantenido el piso histórico. ¡Lo excavaron!
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura