Forster y De Ucea, alcoyana-alcoyana en CABA

* Costó mucho llegar hasta aq

Cuando planteamos críticas con el objetivo de aportar miradas al debate -nunca disensos destructivos y jamás chantajistas deserciones militantes-, intentando construir en diversos ámbitos al advertir las crisis -en todo sentido, tal oportunidades de transformación en trances decisivos como irrupción de conflictos y demandas-, emergen reacciones que a veces resultan estimulantes y superadoras, pero otras veces, retrógradas y paralizantes. En un caso confirman convencimientos y energizan, sin embargo en el restante frustran y desaniman, sobre todo al percibir posturas cerradas cual la de un quiosquero que pretende defenderse de los colegas atentando contra ellos, dominado por el desgano y el malhumor para mejorar la atención, por la codicia que le impide enriquecer ofertas y stock, o, aún cubriendo estos aspectos, porque carece de creatividad para convencer a sus eventuales clientes acerca de las mutuas ventajas que pueden acordar.

Generalmente, consideramos la profundidad de los argumentos y los matices del análisis en relación con el ámbito. No decimos lo mismo ni de igual modo en una asamblea partidaria que en el café, en una reunión de la agrupación que en el Twitter y, como promediando, en el blog. Partiendo de ahí, es evidente que preferimos ceder posiciones en espacios con presencias ajenas al modelo nacional y popular encabezado por CFK.
¿Qué quiero significar? Que jamás sacamos los trapitos al sol.
Ni Trapito ni Cocoliero ni Pantriste al sol.

Este 10 de julio, por diversas razones evaluadas desde todo tipo de enfoques y trilladas hasta el hartazgo aunque no por eso se agotarán, el FpV y los aliados de la Ciudad de Buenos Aires dejaron pasar una oportunidad favorable, por no decir única ni irrepetible ya que sería absurdamente pesimista pensarlo en tales términos y, para colmo, tangente al autoboicot.
 
Ya que referimos al autosabotaje, entre otros motivos, algunos cuadros internos la dejaron pasar por falta de fe en la propia fuerza del conjunto, por no creer ni seguir utopías, por no estar en el día a día y esperar respuestas ciudadanas mágicas, por abroquelarse en los quioscos en lugar de competir aprovechando potencialidades que coadyuven para el hipermercado colectivo, para la cooperativa comunitaria.
Por supuesto que esta apreciación es reduccionista, no dejando de percibir otras cuestiones que más se vinculan con metodologías del afuera -del resto, del PRO macrista- e intereses del entorno -de la ciudadanía del puerto-, pero a ningún observador -desde el mangrullo o el valle y así tuviera anteojeras o binoculares- puede caberle dudas que ni los referentes nacionales y capitalinos del FpV, ni las segundas líneas dirigenciales locales, ni los técnicos, ni la militancia territorial, ni los asesores de publicidad, dieron todo lo posible en cantidad y calidad.
No es preciso tratar con supuestos, pero 47 a 28 parece el scorer del primer tiempo de los Dallas Mavericks versus un todavía más desarmado San Antonio Spurs o contra los Chiquis de Villa Cañás en su máximo rendimiento.
 
  
De atrás para adelante
     
Oportunamente, ya se aludió demasiado al asunto y, en realidad, estas líneas traen otra intención: recapitular algunas divergencias metodológicas manifestadas durante estos meses, considerando otras opiniones como la dada el sábado por Ricardo Forster en la Biblioteca Nacional.
    
    
* Campaña en la CABA
 
Cuando en diversos ámbitos planteamos críticas al modo irresoluto y tibio de encararla -conjeturando que suele suceder en espacios sin conducción clara que bloquean aportes suprarrenales, ajenos al riñón-, algunos compañeros de la diversidad “K” se ofuscaron. Como patos vicas del filmusismo arrogándose el derecho de admisión según sus particulares dogmas -y, ¿por qué no?, según sus egocéntricos y mediocres intereses por permanecer sin amenazas de competencias intelectuales y militantes-, esos mismos compañeros se encargaron de expulsar independientes, transversales y hasta seguidores de “Amado Buenos Aires” y de viejas agrupaciones del peronismo y el progresismo clásico con mil luchas en sus espaldas. No puede decirse que lo hayan hecho con el aval del comando de campaña, como tampoco puede negarse que la situación desbordó al comando, tal cual suele sucederle a los líderes esponjas cuando pretenden hacerse cargo de todo por no confiar delegaciones de tareas ni abrir puertas a la participación.
Ya dije que la idea no es sacar trapitos al sol con detalles ni anécdotas ni nombres, pero mientras la indiscutible conductora del modelo ordena filas colocando a Amado Boudou como candidato a vicepresidente, a Roberto Feletti como primer candidato a diputado nacional por la misma CABA y a otros cuadros técnico-políticos solventes que definen la clara intención de poner a las finanzas en el escenario de discusión en ambas cámaras pensando, precisamente, en la tan mentada profundización del modelo con la que tantos se llenan la boca, ¿puede serse tan obtuso como para no advertirlo?, ¿puede serse tan estrecho como para encarar una campaña sin la economía como eje esclarecedor del electorado? Mejor dicho: ¿fue adecuado no exponer claramente las intenciones al respecto y no dar protagonismo a ningún economista? No es hacerle el juego a la derecha, amigas y amigos, es interpretar las demandas de la gente y atender sus inquietudes para dar multidirección al discurso y construir consensos logrando mayor apoyo. Nada más, nada menos. La inmensa mayoría de los argentinos -ni qué decir de los porteños- estamos en mejor situación socioeconómica pero, de esa mayoría, hay demasiados que no se percatan por qué.
Hasta ahí nos madrugó Macri con los globos de colores y el discursete conciliador. Y marcando presencia en la calle todos los días de todo este último bienio, claro, no salieron a caminarla un mes antes de los comicios.
   
 
* Diego Gvirtz
  
Cuando venimos sosteniendo hace meses que los programas producidos por PPT de Gvirtz -a quien ansío ver para cuál arco patea en unos años, ¿o en unas décadas?-, como 678, Duro de Domar y en menor medida TV®, perdieron el efecto -que habían tenido desafortunadamente lejos de las instancias de decisión electoral- por estancarse en un solo kirchnerismo de bajo espectro que apunta a una sola teleaudiencia, otros tantos -entre necios, aviesos y paranoicos- tomaban las críticas como conspiradoras. Es más, hasta una panelista camporista nos bloqueó a varios en las redes virtuales en lugar de refutar nuestras sugerencias con argumentos. Y, compañeras y compañeros, de ese modo no se construye. Esa es la postura de Altamira, no la de CFK.
Al decir un solo kirchnerismo, referimos no solamente a la línea bajada sino a los invitados con abono. Los pocos PJ que suelen ir muy de vez en cuando son Aníbal Fernández y Gabriel Mariotto. Casi nada, ¿no?, dos innegables escuderos del modelo aunque discutidos justamente por los adversarios. No voy a emular a Artemio con la chicana del ladriprogresismo, pero, compatriotas y compatriotos, estamos en la Ar-gen-ti-na, ¿ok?, y la Argentina es más que su capital geopolítica y de aforo mercantil, el interior no sólo la trasciende con creces sino que su idiosincrasia es absolutamente diferente. O acaso, ¿está bien decir que el kirchnerismo es la síntesis del peronismo y el progresismo o que es un estadio superador del justicialismo pero desconocer que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires -el 8% de los habitantes del país- no es ni por asomo la síntesis de la República Argentina y que, al paso redoblado que trae dejará de ser un estadio sociocultural superador?
En síntesis, los programas de Diego Gvirtz y "Pensado para Televisión" fracasaron rotundamente en las elecciones porteñas y ni siquiera apuntan correctamente a las PASO de agosto ni a las nacionales de octubre. Si no hay aggiornamento y tensan la cuerda afinando la puntería, ya son un ciclo terminado.
   
  
* Fito Páez
   
Cuando dijimos que si bien puede sentirse lo mismo que el rockero en solidaridad con sus emociones -porque en 1991 la mitad del Chaco experimentamos algo parecido aunque más mixturado respecto al voto de la otra mitad- conjeturando que había sido irresponsable de su parte y más que nadie de los editores del “Página|12”, no haber atemperado ofensivas adjetivaciones y sustantivos intestinales en inevitable bumerán, varios compañeros me tildaron de tibio llegando a enrostrarme a Platón con su jinete de la razón para domar al animal de la pasión. ¿Acaso esa no es la idea para la construcción política o hay que ser tan “espontáneo” en la catrera con la persona amada como en una convocatoria de acreedores, o, de modo semejante en la sobremesa con los afectos elegidos como durante un debate de ideas? Creemos que no. Debemos ser platónicos, ¿quién sabe?
Hasta en eso nos ganó Magnetto. Tuvimos los ’50, los ’70 y los ‘90. No tiene objeto romper lanzas. Es imbécil la confrontación brutal contra pares, semejantes o eventuales aliados con intereses comunes.
  
  
* Tweetazos
  
Tiro los petardos de anoche en el Twitter (en orden cronológico ascendente):

 Provocación de trasnoche, ok. Para atender reacciones y aprender de ellas. Reconociendo la idea freudiana sobre el subconsciente emergente en los chistes, claro. Es que los destinatarios de los tweets, veramente nos producen miedo. Nos inspiran recelos y certezas de complicada digestión.
  
  
* Ricardo Forster
   
Para redondear, les dejo un fragmento de la charla del filósofo y catedrático -como diría su wikibiografía- integrante del espacio “Carta Abierta”, no identificado peronista -o que no se da cuenta- en la Biblioteca Nacional:
    
   
     
* Alcoyana-alcoyana

... decía Berugo para indicar coincidencias. Y gratifica. Ahora, decile platónico a Forster. O a Atilio Borón. O a Horacio González. O a Galasso. Y chau.
  
La revolución de las ideas, perfecto, irrefutable. Pero, ojo, las transformaciones generalmente se hacen desde el poder. Un modo que habilita el ejercicio del poder se demuestra logrando convencido apoyo popular comprometido y convocante que cristaliza ganando elecciones plurales y participativas legitimadoras del poder.
Un modo, no excluyente, por cierto. Son incontables los poderosos que no gobiernan y los gobernantes sumisos y postrados al dominio de intereses antinacionales. Estos ocho años no son el caso y, por ello, resultan doblemente preocupantes las puerilidades que se materializan desde adentro atentando contra el propio movimiento.
¡Ah! Y cuando ganes una elección de la Comisión Vecinal, de tu Comuna o de la Cooperadora del colegio de los pibes, podés verme. Suelo pasar por acá frecuentemente. Saludos.


* Y la yapa

Buen post de José Rubén Sentis: "La autocrítica en 'Carta Abierta'". Te sugiero mirar vídeos y leer comentarios.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Mabaires:
Sé que ud se va a ganar algunas antipatías, pero sepa que siempre cuenta conmigo. Si bien el electorado porteño siempre fue esquivo a las fórmulas que indicaran alguna cercanía con el peronismo, ahora votan al peronismo federal disfrazado de Pro. Ahí estaba la madre del borrego, ¡¡¡llamarse de otra manera!!! Chascarrillo aparte, ud sabe que coincido en un 99,5 % con lo que dice, faltó aclarar nomás que las puerilidades se vieron hasta en dirigentes. Y eso, da pena. La foto quedó armada como "una bolsa de gatos" desmereciendo el ideario que convocaba. En cuanto a los jóvenes tuiteros talibanes... qué puedo decir, nunca me gustaron los fanáticos. El fanático no piensa, actúa. El fanático al no pensar queda sujeto a volubilidades, a marketing y a ser llevado de la nariz como chancho pa'l pueblo... Y eso , ya nos trajo muchos problemas en la historia. Como siempre , un gusto leerlo, salude a Dña De Ucea de mi parte.

Ricardo dijo...

Estoy en gran parte de acuerdo.
Me pareció un muy buen post y es bueno remover un poco el avispero.

Respecto a la campaña en la CABA coincido: fue tirando más bien a tibia. Pero creo que hay razones para eso y para el resultado de la primera vuelta.
En primer lugar la falta de construcción del kirchnerismo en la Ciudad Autónoma. No se puede suplir una ausencia de años en 3 meses de campaña. El distrito estaba prácticamente abandonado por el FpV hasta que los 3 precandidatos comenzaron a recorrerlo.
En segundo lugar la protección y promoción mediática para Macri. Los candidatos nuestros estuvieron prácticamente invisibilizados y, cuando no, cuestionados: Schoklender, Hebe, INADI. En fin.
Tercero, el distrito tiene sus particularidades. Ibarra es una realidad y Nuevo Encuentro se construyó como fuerza en el último año, dos. Esas listas de adhesión hicieron que la campaña se descentralizara, que perdiera cohesión en pos de sumar votos.
Seguramente hay cuarto, quinto, pero ya hablé un poco de las elecciones estas (antes y después) en mi blog.

Ahora, sobre Gvirtz y 678, no estoy tan de acuerdo. Me parece que no podemos pretender que esos programas (678, fundamentalmente) sean el aparato de comunicación del oficialismo. No sólo porque no llegan a tanta gente sino porque el formato mismo no lo permite. P/12, Tiempo Argentino, CN23 deberían ser. Más efectivo, igual, me parecen los Panoramas Informativos de AeN (Argentina en Noticias). Acá en Tucumán los sumaron al noticiero de Canal 10.

Respecto a Fito y Forster, prefiero no opinar. No podemos ir detrás de la agenda de la contra y explicándonos. Hay que mirar para adelante.

Saludos.

Adán De Ucea dijo...

Gracias por los conceptos a Mabaires y Ricardo.
Si hay algo que puedo decir es que no tomé posición (sobre la Campaña, los candidatos o 678), el 10 de julio a la tardecita e invito a recorrer posteos, por ejemplo.
Tanto lo de los medios a favor de Macri como la metralla de información falsa que estimuló dejar pegado a Filmus con cada situación turbia, como las particularidades de la CABA fueron referidas, siempre poniendo en valor la militancia territorial en contacto cotidiano para atender demandas y ofrecer soluciones, no 45 días cada 2 o 4 años.
Y obviamente que PPT no es el aparato de comunicación del gobierno. A esta altura y salvo contadas excepciones, debería inferir que si su efecto sobre la gente fuese importante, CFK mediría 10 puntos menos en la Intención de Voto nacional.
Sobre Fito y Forster, no me parece que vayan detrás de la agenda. Si lo pensara, estaría convencido que lo del músico fue en complicidad con Macri y/o Magnetto, como insinuó el chistosito de Roberts en "La Nación". No, no creo eso.
Saludos.

Ricardo dijo...

Quizás me expresé mal, no quise decir que Fito o Forster vayan detrás de la agenda, sino que por lo que dijeron se convierten en la agenda de los medios opositores y ahí sí nosotros vamos por detrás, contestando, explicando, a la defensiva, cuando hay que proponer.

Como te dije, me pareció muy bueno el post, así que lo voy a citar.

Saludos.

El Observa dijo...

Adán: te felicito por el post, en algunos puntos estoy totalmente de acuerdo, por ejemplo los productos de PPT hace rato que necesitan renovarse y refrescarse. Lo de Fito quizás hablo desde la calentura,ojo que 15 dias antes de las elecciones yo escribía, que existe un 30% que para jefe de Gobierno, vota todo menos peronismo y para Presidente vota con el Bolsillo,pero fue lo único trascedente que paso en la campaña y con respecto al tema de Carta Abierta vi los vídeos el dia que lo subieron, y si ves todo lo que se escribió por parte de la gente a favor o en contra, si el 10% vio los vídeos es mucho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura