Peche más que Peche es Estenssoro que sí es Estenssoro


Carim Antonio Peche, en cierto sentido, no es tan Peche
  
Muchos chaqueños presumimos saber quien es Carim Antonio Peche, en especial los saenzpeñenses que tenemos la chance de conocerlo mejor. Pero va una breve descripción para quienes no lo registran, dado que el abogado radical aliancista tampoco trasciende demasiado el ámbito de la ciudad termal y los no tan numerosos sectores informados acerca de candidaturas y desenvolvimientos en la legislatura de la provincia.
Carim Antonio es hijo del fallecido odontólogo Carim Abdol Mohamed Peche y de la aficionada poetisa Lidia “Lipi” Martel, además es hermano de la abogada Carina Lair y del odontólogo Luis Alberto, que es el mayor de los tres y es dentista pero no se llama Carim ni Abdol ni Mohamed.
Carim Abdol Mohamed era un hombre agradable de típicas costumbres sarracenas que se desempeñó como Director del Hospital “Ramón Carrillo” del pueblo y, a pesar de su sangre mora legítima y no mora hispana por ocupación, había cumplido una destacada actuación como Presidente del importante club social y deportivo del Centro Democrático Español de la ciudad. Carim (Sr) era uno de esos personajes simples y gentiles con los que resultaba grato compartir una amistosa partida de barajas mechada con prolongadas tertulias sobre política y actualidad con convicciones aunque sin fanatismos. Un turco pausado, canchero, bonachón, bien provinciano y hábil esquivador de conflictos estériles.
  
Hacia 1983, don Carim Peche (Sr) fue electo diputado nacional por la UCR del Chaco desde el Movimiento de Renovación y Cambio ocupando el tercer lugar por la minoría, ya que en las internas provinciales había triunfado el Movimiento de Afirmación Yrigoyenista que conducía el bioquímico recordman de permanencia parlamentaria Luis Agustín León, sempiterno perdidoso a la gobernación y consecuente negociador de su senaduría, por entonces mediante elección indirecta colegiada. En aquella oportunidad, la candidatura del exgobernador chaqueño Deolindo Felipe Bittel a la vicepresidencia había aplacado la preambulatoria ola alfonsinista, quedando el Partido Justicialista arriba de la Unión Cívica Radical 1,6% en las elecciones nacionales del Distrito Chaco y 1,1% en las provinciales.
Luego se fueron sucediendo acontecimientos que harían revisar posturas a muchos radicales, si bien al otro lado no había agrupaciones de niños exploradores. Por acá, la consagración en las urnas del coronel Ruiz Palacios -ex Subsecretario de Interior 1976-81 y ex Interventor Federal de la Provincia 1981-83- en la intendencia capitalina y la posterior asunción como Presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia al tiempo que su ex Ministro de Salud Pública del gobierno de Facto y delfín, el médico -radical, claro- Rolando Tauguinas, asumía también mediante el voto popular como Gobernador del Chaco en 1991. Y nacionalmente se produjo aquel Pacto de Olivos que fisuró al alfonsinismo residual. Eran los '90.
Así resultó que para 1995, sin especulaciones y por coincidencias de fondo, Carim Abdol Peche apoyó al peronista saenzpeñense Florencio Tenev en su camino a la segunda gestión como gobernador, precisamente cuando el MAY declinaba la hegemonía del radicalismo, por no sumarse abiertamente al colaboracionismo con la gestión de Acción Chaqueña, como sí hicieron los repúblicos y demócratas vernáculos renovadores del cambio. En Primera Vuelta, la fórmula del PJ Tenev-Bracone (sí, Roberto Bracone o Elio Roca, eran los '90) quedó muy cerca de obtener el 45% suficiente o los 10 puntos necesarios sobre la segunda fuerza superando el 40% tal lo establece la Constitución Provincial que se había puesto en vigencia recientemente: 43,8 a 35,4% del binomio UCR Rozas-Pibernus con un rotundo fracaso de Ruiz Palacios obteniendo apenas 20,2%. 
Pero como una mano lava a la otra que lava el tujes, en la Segunda Vuelta -así como los votos de los radicales y la colaboración de algunos peronistas traidores habían llevado a Tauguinas al sillón de Gallardo en el ’91- el masivo apoyo de los filogolpistas puso a Ángel Rozas como primer gobernador radical -de la UCR- de la provincia: 50,8 a 49,2%. De los 20 puntos de Acción Chaqueña, tres cuartos fueron al embrión de la Alianza que al cabo de unos años se reproduciría en la Nación.
  
Ya reseñada la actuación del padre de Carim Antonio viene bien recordar que, por entonces, éste era Presidente del Centro de Estudiantes por la Franja Morada en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Nacional del Nordeste, de la cual egresó como abogado tras aprobar 18 materias en quince años y -suspicacias aparte- superando 10 finales en dos turnos de exámenes, según cuentan sus compañeros y compañeras en tiempos en los cuales la no bien ponderada “Mamacita” estaba a cargo de la Secretaría de Alumnado de la Casa de Altos Estudios de la ciudad de San Juan de Vera y Aragón de las Siete Corrientes.
Cuando Carim (Sr) empezó a trabajar políticamente junto a Florencio “Poroto” Tenev, la resistencia familiar fue atroz. El hijo mayor, Luis, trataba de convencerlo de que sería mejor que gozara la jubileta de privilegio y se quedase en la casa. La menor, Carina, repetía el discurso del hermano del medio, Carim (Jr), el cual era prácticamente extorsivo: “o se alejaba del peronismo o perdía a hijos y nietos para siempre”. La democracia hogareña y la tolerancia filial en su máximo índice, es decir, reducidas a la enésima. Y Carim Abdol terminó colaborando subrepticiamente para evitar conflictos familiares. Tal fue así, que solamente un reducido grupo de viejos dirigentes peronistas saenzpeñenses y pocos seguidores radicales de su riñón lo acompañaron en la leve campañita proselitista de entonces.
Chismes de pueblo, de esos que ayudan a conocer a los vecinos más íntimamente y permiten que los menos dejen invadir su criterio por los medios de comunicación sin tamizarlos con la realidad o, al menos, con los propios enfoques parciales y subjetivos. Y por todo lo anterior dijimos que Carim Antonio Peche no es tan Peche.
  
  
Carim Antonio Peche, más que Peche, es Estenssoro
  
Prendido de la ola rozista, hoy en flujo laminar casi babeante, Carim (Jr) fue electo intendente de Presidencia Roque Sáenz Peña desde la Alianza “Frente de Todos” (en realidad era de bastantes, ahora de muy pocos y jamás fue para todos) en 1999 y reelecto en 2003. Así como el pinedense Ángel Rozas había dado la primera victoria para el Poder Ejecutivo provincial a la UCR en 1995, en 2007 se encargó de encabezar la fórmula acompañado por Carim Antonio Peche para ceder los 12 años de hegemonía -o 16 si se cuenta el período del médico radical Rolando Tauguinas consagrado con votos radicales y filogolpistas- perdiendo las elecciones ante el binomio del Frente “Chaco Merece Más” constituido por Jorge Milton Capitanich y Juan Carlos Bacileff Ivanoff, relegitimados categóricamente en 2011 con casi el 67% de los sufragios.
A todo esto, Carim Peche (Jr) se tomó dos años sabáticos en los cuales iba de visita al estudio jurídico que comparte con su compadre Ricardo Sánchez -diputado provincial sin interrupciones desde 2003 y Presidente del Bloque del Partido Justicialista desde 2007- para hacerle compañía en la legislatura luego de las elecciones de medio término en 2009. Es que una litoraleña franja morada los une. Además de ser saenzpeñenses, socios y compadres, Carim Antonio Peche también preside un Bloque en la Cámara de Diputados del Chaco: el de la Alianza “Frente de Todos”. 
Si esta no es convivencia, ¿la convivencia dónde está?
   
   
Bien vale aclarar que actualmente la otrora amplia y poderosa Alianza se halla prácticamente reducida a la UCR y con reservas dado que, del resto de partidos integrantes, el PS ya no tiene legisladores lo mismo que el ARI -que permaneció siempre ligado electoralmente a excepción de la frustrada aventura solitaria del 2007-, Bases y Principios armó bloque unipersonal al igual que el radical Nuevo Espacio de Participación, aunque este sumado al Frente “Chaco Merece Más” de manera análoga al PI que -a pesar de su pertenencia desde el ´95 hasta el año pasado- nunca tuvo diputados provinciales. Vaya a modo descriptivo de la diáspora generada en el Pacto del radicalismo chaqueño hoy sumido en plena lucha quiosquera entre el rozismo remanente, el anémico nikischmo, la Liga de media docena de intendentes y otros sectores, con más aspiraciones de permanencia personalista que diferencias prácticas e ideológicas.
  
El año pasado, Carim (Jr) pretendió la intendencia de Presidencia Roque Sáenz Peña por tercera vez, consciente de que la diputación lo aislaba perdiendo presencia en la comunidad y poder en las filas radicales, con la ilusión de rearmarse para aspirar a convertirse en el heredero de Rozas, ya en franca retirada con base en la vieja obsecuencia trastocada en repudio popular ante turbias ollas destapadas. Pero el delfín de sus anteriores gestiones como Presidente del Concejo Municipal y sucesor en 2007, Gerardo Cipolini, lo invitó a competir en elecciones internas para definir candidaturas. Entonces, considerando que no había modo de imponerse, Carim (Jr) cejó aspiraciones incorporando algunos postulantes de sus filas a las concejalías para continuar desempeñándose en la Cámara de Diputados de la Provincia.
En cuanto a la función legislativa de Carim Antonio Peche, además de cumplir la misión de trabar todas y cada una de las disposiciones del oficialismo a cómo de lugar, tal la despreciable metodología de la fallida pitonisa comprovinciana, bastan verse las recientes declaraciones respecto a la recuperación del manejo estatal de YPF para describir sus convicciones.
  
   
   
   
En realidad, las semejanzas pasan por la sistematización de objeciones, aunque las del diputado Peche resulten burdas y sacadas del Boletín radial que resume editoriales de ciertos diarios españoles y sus filiales locales partenaires de ping-pong. Si hasta confunde la presunta inversión necesaria sin aclarar períodos, con el valor de la empresa en el mercado bursátil y con lo demandado anualmente por el shale gas sólo en Mendoza. Y bueno, da vergüenza payuca ajena, pero hay que reconocer que Carim (Jr) es de cabotaje, de cabotaje absurdamente en Iberia encima.
Y, por supuesto, un innegable radical: gataflorismo al palo. Que sí pero no, que apoyo pero parcialmente, que había que hacerlo pero qué dirán los señores piratas, que no hay seguridad jurídica pero ni miro pliegos y legislaciones, que apoyaron en el ’92 pero ni idea del ’98 y ’99…
Carim Peche (Jr), un exponente radical de los que hacen la plancha para que nada cambie, cavilando entre la opinión de la clase media urbana que los votaba y los intereses de la “comunidad internacional”, por no decir del sojuzgador poder fáctico mundial. Al menos, la conservadora carriotera algún fundamento le pone. Es radical por contagio, pero no tanto.
 
Si Mauricio Macri -el inepto repetidor de columnas de opinión de la prensa cipaya- se enterase de las coincidencias estructurales de posiciones con un abanico de referentes de la UDeSo (Unión Democrática Sobreviviente) de los lugares más diversos, seguramente se ilusionaría con armar algo que lo impulse a trascender del devolvedor vecinalismo portuario. Pero es poco probable que se entere, ya que el niño habituado a vivir de Franco nuevamente se está yendo a descansar a Europa. 
  
  
Y Peche más que Peche es Estenssoro que sí es Estenssoro
  
María Eugenia es hija del ingeniero José Alberto Estenssoro y de Nancy Lavadenz.
Por la rama paterna es sobrina nieta de Ángel Víctor Paz Estenssoro, fundador del MNR y ocho veces candidato a la presidencia boliviana, consagrado en cuatro oportunidades -tras estar exiliado en la Argentina acogido por el primer gobierno del general Perón- de las que en una fue derrocado (1964), y, en la última (1985-89) dio un giro ideológico de 180º aplicando fuertes ajustes y medidas neoliberales enfrentadas a la revolución del '52 y la fuerte impronta de estatización encarada entonces. 
Por la rama materna es bisnieta de Luis Lavadenz Reyes, quien fue pionero en el hallazgo de petróleo en su país y cuyo hijo, Jorge, estuvo entre los fundadores de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia. Además, a partir de esta rama genealógica es sobrina del dictador (1971-78) en pleno “Plan Cóndor”, Hugo Banzer Suárez, que luego resultó presidente democrático (1997-2001). También en el Alto Perú eran los ’90.
  
En 1962, la niña paceña se radicó en la Argentina con apenas cuatro años, cuando la empresa de su padre realizaba exploraciones concesionada por la política petrolera de Frondizi que obtuvo el autoabastecimiento con superávit de producción. Al poco tiempo, Pepe advirtió que la retrógrada reversa puesta por el condicionado presidente Arturo Illia volvería a generar la debacle de la extracción de gas y petróleo y la producción de derivados combustibles.
José Alberto Estenssoro fue nombrado presidente de YPF apenas iniciado el primer mandato de Carlos Saúl Me#em, cargo en el que se desempeñó hasta su muerte en un extraño accidente aéreo en 1995. Fue durante ese período que se llevaron a cabo los procesos de privatización de la entonces empresa fiscal que culminaron con la incorporación de Repsol en 1998 y la pérdida de la “Acción de Oro” estatal al año siguiente. Por ello puede decirse, sin temor al ridículo ni a la correcta incorrección política, que los elogios de la Presidenta de la Nación al “Modelo Estenssoro” -anunciando el Proyecto de Ley de Soberanía Hidrocarburífera y la intervención de Repsol para expropiar acciones a efectos de obtener la mayoría estatal del patrimonio y el manejo del Directorio- tuvo más de muñequeo para un amplio consenso que de sesudez crítica y verba de objetivos.
 
María Eugenia Estenssoro Lavadenz tiene una polifacética raigambre omnipresente en el establishment boliviano del siglo XX. En la “Historia personal” de su página web oficial confesó: “En la historia de mi familia han convivido y combatido entre sí nacionalistas, liberales y militares… Crecí en San Isidro y me eduqué en el colegio Northlands y en una familia liberal en lo económico y conservadora en lo político”...
La periodista devenida en oenegeísta y luego -hacia 1997 y de la noche a la mañana- en candidata a diputada nacional por la CABA desde “Acción por la República”. Sí, el germen partidario de Domingo Felipe Cavallo. En 2003 achicó aspiraciones y asumió como legisladora de la Ciudad por “Unión para Recrear Buenos Aires”, alianza surgida entre la ciclotímica Patricia Bullrich y el liberal radical Ricardo López Murphy. En el 2007, Estenssoro resultó electa senadora nacional por la Coalición Cívica con mandato hasta diciembre del 2013.
Es decir, con referentes que fueron desde Cavallo y López Murphy a Patricia Bullrich y Carrió, no era necesario aclarar aquello de la familia (neo)liberal en lo económico y conservadora en lo político…

2 comentarios:

iris dijo...

Vaya personaje este Peche ¿Se queja de que la Argentina hará uso de una facultad constitucional como es la expropiación justificada por el interés público? Más aún, figura en el tratado de inversiones firmado entre Argentina y España.
¿Porque vendrían a invertir? Para ganar guita, como siempre ¿Realmente no le entra eso en su cabezota?
Aunque lo de Eugenia tampoco revela mucho esfuerzo mental ¿Porque supone que no puede aumentarse la producción habiendo habido carencia de exploración y teniendo pozos inactivos? ¿Pregunta porque se atraería capital? Porque el petróleo es un NEGOCIO, y se gana dinero en él...
El esfuerzo mayor hubiera sido seguir como antes, porque no estaba en el interés de Repsol invertir, y no lo hacían.

Adán De Ucea Queralt dijo...

Efectivamente, Iris, ambos discursean para la tribuna del 10% aunque lo de Peche es aún más lamentable. Es evidente que no conoce absolutamente nada de lo suscitado en cada instancia y sus consecuencias. De ahí, una lectura tan mediocre.
Y bueno, radical y basta. Sumido en cavilaciones que justifiquen su consuetudinario laissez faire, laissez passer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura