“Comando Sur” en el #Chaco (7): ¿ID go home?


De la secuencia y las consignas
   
Bastante -y nunca suficiente- se ha venido expresando acá a partir de la nota del 25 de marzo: 'Comando Sur' en el #Chaco sobre el “Centro de Ayuda Humanitaria y Atención de Desastres” y su puesta en marcha en el Aeropuerto Internacional de Resistencia
La secuencia de los hechos que estimamos más relevantes respecto al emplazamiento de la cuestionada Base, los cuales fueron descriptos en esta saga oportunamente y enlazando fuentes, puede relacionarse en contexto mediante el siguiente cuadro cronológico:
   
   
   
De los ritmos y las postergaciones
   
Acerca del ritmo, huelga remarcar el delay demostrado por la comunidad en su conjunto -en especial por los representantes sociales- para plantear discrepancias con el Programa de Ayuda Humanitaria (HAP) en cuestión. Han transcurrido nada menos que seis años desde las primeras actividades tendientes a implementar el HAP en el Chaco, las cuales no fueron subrepticias sino, en general, difundidas por la prensa oficial. Con excepción de la Fundación “Nelson Mandela” de la capital provincial y de alguno que otro aislado referente social, no se presentaron fuertes réplicas hasta hace apenas un mes ya con las instalaciones edilicias prácticamente concluidas en el predio del Aeropuerto Internacional de Resistencia. 
   
Valen recordarse algunos diarios locales como Chaco Día por Díay otros, cuando informaron oportunamente que: “La Provincia fue designada por el Gobierno Nacional… el 28 de abril del 2006, para realizar el Programa de Fortalecimiento del Sistema Provincial de Emergencias. El mismo… a su vez, depende de otro, denominado Asistencia Humanitaria del Comando Sur, instrumentado a través de la Embajada de los Estados Unidos”. Y, más cerca en el tiempo, también cabe considerar que la aplicación del Programa de Ayuda Humanitaria en el Chaco fue acordada entre el gabinete del gobernador Roy Abelardo Nikisch (UCR-AFdT), el embajador de EEUU Earl Anthony Wayne y funcionarios del gobierno nacional el 6 de noviembre siguiente durante el mandato constitucional de Néstor Carlos Kirchner (PJ-FpV).
En 2007, ante el aplazo del establecimiento, comenzaron las acciones para planificar capacitaciones, como puede verse en el sitio de la misma Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, Argentina: “El Grupo Militar de la Embajada está coordinando con su contraparte en el Ministerio de Defensa las actividades programadas para el año 2008, entre las que se destacan el fortalecimiento de las capacidades de los miembros civiles apostados en dicho ministerio; el planeamiento y el gerenciamiento de recursos de defensa; operaciones de mantenimiento de la paz y ayuda humanitaria y asistencia en casos de desastre.” 
   
Siguiendo lo concertado con los gobernadores saliente y entrante, el Embajador Wayne cumplió su primera visita al Chaco en agosto del 2008 ya con Jorge Milton Capitanich (PJ-FChMM) a cargo del Poder Ejecutivo de la Provincia. El 13, difundió un Artículo de Opinión al respecto en el Sitio Oficial de la Embajada de los Estados Unidos, lo que acentuó la espasmódica repercusión en el subcontinente, la cual permaneció latente hasta el inicio de las obras edilicias en el predio del Aeropuerto de Resistencia. Del texto surgen diversas lecturas que, seguramente, quedan sujetas al cristal a través del cual se lo lea. Desde acá, los cabecitas percibimos una burda sucesión de sofismas que no se vinculan mínimamente a la realidad, evidentemente escritos por quien asume que lo plantea a una caterva de ignorantes o cómplices. Y eso jode, al punto que nos sentimos objeto de falsaria burla. Seremos atrasados payucas dependientes de los preclaros análisis de la intelectualidad portuaria, pero no somos ni muy ingenuos ni tan imbéciles. 
Basta leerse el Artículo de Opinión del embajador-periodista para advertir que, no sólo reconoce que el Chaco “ha sufrido en el pasado catástrofes naturales, sobre todo inundaciones, sequías e incendios forestales” -que son factibles de manejar sin colaboraciones foráneas-, sino que se suceden sin pudor  varios términos demasiado alergénicos y a eufemismo puro: “buena fe… cooperación… interés común… programa exclusivamente civil financiado por el Comando Sur… amistad sólida y duradera que existe entre la Argentina y los Estados Unidos… La Cuarta Flota dista de ser una nueva flota dentro de la Armada…” Sí, mamadera, contate otro. 
Como corolario: Desde 1979 que un embajador estadounidense no venía a nuestra provincia y, a prima facie y planteando posibles analogías con los tiempos que fueron desde la feroz represión de los ’70 mediando el “Plan Cóndor” hasta el desmonte salvaje de los ’80 solventado y maquinado a partir de la extorsión financiera del FMI y el Banco Mundial, no parece un motivo para que los chaqueños y las chaqueñas celebremos la ilustre visita de otro representante de aquellos retrógrados intereses genocidas y expoliadores. 
   
De todos modos, para que se reactivaran las objeciones de determinados sectores sociopolíticos del medio y el exterior, hubo que esperar el anuncio del inicio de las obras en el Aeropuerto Internacional de Resistencia efectuado en la Casa de Gobierno de la Provincia el 4 de noviembre pasado. En el encuentro estuvo el Comandante Edwin Passmore del Comando Sur y asesores de la Embajada de EEUU en la Argentina que fueron recibidos por el gobernador Jorge Milton Capitanich y algunos funcionarios del Poder Ejecutivo Provincial entre los que se advirtió la presencia de Marcos Sotelo -Coordinador de Asuntos Estratégicos de la Agencia de Inversión, Comercio Exterior y Relaciones Internacionales del Gobierno de la Provincia del Chaco-, provocando todavía más ruido la participación de un representante de áreas que no guardan ninguna relación con la Ayuda Humanitaria y un Centro de Emergencias y Atención de Desastres. El evento oficial impulsó expresiones de resistencia a la intervención del Comando Sur y la IV Flota de los Estados Unidos, dejando entrever -a nosotros y nosotras, cabecitas payucas peronistas- la perceptible posibilidad de acuerdos tendientes a atraer inversiones con capitales transnacionales a la provincia. 
   
En definitiva, desde una posición ciudadana expectante -ya sea desde el Chaco o en cualquier lugar de América Latina- no hay justificación para, al menos, no preocuparse ante un emprendimiento de semejante índole sobre el cual hace un mes venimos ensayando inferencias y fundamentaciones acerca de sus eventuales implicancias. 
Es claro que están involucrados el US Southern Command y la US Agency International Development en verificada interacción con diversos Departamentos, Agencias y Oficinas estadounidenses que se desglosaron oportunamente a lo largo de la saga publicada en este sitio, con todo lo que ello implica y cuyo entramado fundamental puede bosquejarse con suficiente certeza de la siguiente manera:
      
   
En realidad, las relaciones entre Departamentos y Agencias estadounidenses con Organizaciones y Consejos de carácter continental, son más complejas e interdependientes que las indicadas por el arbitrario orden jerárquico planteado, además de que existen otros organismos en la red evidentemente dispuesta desde el Pentágono y coordinada en terreno por la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires.
También resulta oportuno advertir que el tamaño de símbolos e imágenes no guarda proporción directa con las probables atribuciones asignadas para cada institución local, nacional o transnacional. 
   
   
Ahora bien, aún pudiendo coincidirse -en mayor o menor medida- con el tenor de las argumentaciones manifestadas últimamente por un amplio espectro ciudadano de no demasiadas fuerzas sociales y políticas, llama la atención que se haya dejado pasar un lustro para plantearlas en diversos frentes. Y del delay descomprometido somos responsables todos y todas, sin casi importar el lugar del mundo que habitemos ni el motivo que hubiere provocado la dilatoria reacción. 
   
   
De los desacuerdos y las resoluciones 
   
A la letra chica del Proyecto, tal como a otras informaciones relativas, es factible especular que sólo tienen acceso los responsables de cada área involucrada, a indicar: 
• Poder Ejecutivo de la Provincia del Chaco: Gobernación y Ministerios de Gobierno, Justicia y Seguridad y de Salud Pública, en coordinación con la Policía de la Provincia y otras fuerzas de Seguridad y de Defensa Civil, además de diversos organismos del Estado con presumible injerencia sobre las determinaciones oficiales. 
• Poder Ejecutivo de la Nación Argentina: Presidencia y Jefatura de Gabinete con los Ministerios de Interior, de Defensa y de Seguridad y la propia Cancillería, todos con sus organismos dependientes y, tal vez, Policía Aeronáutica, Policía Federal, Gendarmería Nacional y otras entidades con presuntas atribuciones en el Programa. 
• Embajada de los Estados Unidos en Argentina: Comando Sur desde el Departamento de Defensa de los EEUU, combinado con la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional y la Junta Interamericana de Defensa desde la Comisión de Seguridad Hemisférica del Consejo Permanente de la OEA y otros Departamentos, Agencias y Oficinas. 
• Unión de Naciones Suramericanas y Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe: Es oportuno considerar las claras manifestaciones institucionales y recordar los acontecimientos suscitados en Venezuela, Bolivia, Brasil y otros países del ALBA ante las intervenciones del US Southern Command y la US Agency International Development. 
   
Refiriendo a la letra chica, la cuestión es que -luego de las conocidas tensiones- se arribó a lo que propiciamos desde este sitio.
Primó la sensatez institucional con otro paso consecuente: Defensa y Cancillería rechazan un Proyecto de coordinación militar
   
El documento argentino recuerda que las nuevas atribuciones que pretende autoasignarse la Junta de Defensa Interamericana (JID) exceden su competencia natural. Según la OEA, la JID sólo puede “asesorar” sobre cómo actuar ante situaciones de emergencia, pero nunca dirigir desde Washington una coordinación internacional de las Fuerzas Armadas que vaya por encima de los Ministerios de Defensa. En Balcarce 50 relacionan el Plan de la JID con las reuniones periódicas que viene realizando el Comando Sur -el área del Pentágono dedicada a América Latina- por distintos países de la región: las más recientes en Costa Rica y Chile. “Da la casualidad que el corazón del mismo proyecto, que consiste en organizar un esquema centralizado de todas las FFAA coordinado para atender a desastres, fue planteado por EEUU en las conferencias de ministros de Defensa del hemisferio”, recordó el secretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Defensa, Alfredo Forti, en diálogo con este diario. Para el Estado argentino, la intervención pública ante situaciones de catástrofes debe estar dirigida por órganos civiles, como la Dirección Nacional de Protección Civil que depende del Ministerio del Interior, Cascos Blancos de la Cancillería y otros organismos. 
Además, el gobierno tiene previsto objetar la colaboración entre el Comando Sur y la Provincia del Chaco para coordinar un programa de asistencia humanitaria en el distrito.
En el año 2009, la Argentina no renovó su participación ante la Junta de Defensa Interamericana (JID). Aunque el organismo formalmente tiene 34 miembros, sólo diez muestran una presencia permanente con delegados de sus Fuerzas Armadas.
   
El horizonte trazado desde el Poder Ejecutivo Nacional y la mayoría de las naciones de América Latina es inconfundible. Al menos, lo es para quienes apuntamos al fortalecimiento subcontinental sin especulaciones y miramos las acciones conjuntas sin anteojeras. 
O si no, ¿de qué se trató la creación del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) en diciembre del 2008? Acaso, ¿con cuáles objetivos los ministros de Defensa de los países de la UNaSur aprobaron por unanimidad la implementación del Centro de Estudios Estratégicos de Defensa del CDS (CEED-CDS) el 10 de marzo del 2009? Además, ¿en qué quedó la Declaración de Guayaquil del 4 de mayo del 2010 consensuando el Estatuto del CEED
Precisamente, evaluando el concierto de las naciones al sur del Río Bravo -con recelo y preocupación pero con confianza en nuestras instituciones y credibilidad en sus representantes- pronosticamos que no se materializaría con las condiciones planteadas si la amenaza era tal como la describían aquellos sectores intransigentes con la instalación del “Humanitarian Assistance Project” (HAP) y, asimismo, conjeturamos que se seguiría adelante si realmente la situación estaba debidamente controlada por los organismos provinciales y nacionales. 
   
En realidad, sin dejarnos empujar por los titulares y haciendo una lectura cruda y dura, es válido decir que por ahora
   
Y, si bien pasado casi un mes no se conocieron determinaciones oficiales de los Ministerios de Defensa y de Relaciones Exteriores que superen las manifestaciones periodísticas respecto al caso particular del “Centro de Emergencias y Atención de Desastres” del Aeropuerto Internacional de Resistencia, Chaco, es de prever que se trata de una cuestión de días. Por la espera de la resolución federal y de sus eventuales tensiones, la recapitulación de la saga del 'Comando Sur' en el #Chaco: Vamos cerrando… fue postergada hasta hoy.
Y bien vale autojustificarnos, ya que no tuvimos una postura extravagante sino semejante a la de todos y todas y hacia los cuatro puntos cardinales: Tanto los smithianos gatos del norte como las trotskas liebres del sur se llamaron al insólito silencio estableciendo un cauto compás de espera. O un intrigante transportador de agazape. 
   
Y la resolución es…
Interamerican Defense: ¿ID go home?
   

Hay que decirlo. Basta ver la saga de posteos para confirmar que desde acá siempre se sostuvo lo mismo, no obstante la intencional dispersión de enfoques considerados. Ya el 27 de marzo en 'Cocomamando Susur' en el #Chaco se hubo formulado: “Con más dudas que certezas aunque con más confianza que temores, se terminaron dejando las conclusiones abiertas haciendo hincapié en las atribuciones de los gobiernos nacional y provinciales sobre esta temática y, más que nada, respecto al poder de fiscalización y las potestades de las legislaturas que corresponden a cada ámbito y situación.” 
Y es grato y tranquilizador que ese aparente ser el camino. Aunque vale comentar que también pasó un mes sin respuestas desde que -por iniciativa del Bloque del Frente Grande- la Cámara de Diputados del Chaco solicitó por unanimidad al Poder Ejecutivo Provincial el Cese de Actividades del HAP Resistencia hasta que “informe sobre las obras en cuestión, relacionadas al ‘Centro de Emergencias donado con intenciones humanitarias’ por la Embajada de los EEUU o el Comando Sur.” 
No obstante y a pesar de las dilaciones, es bueno sentirse protegido y que las grandes determinaciones pasen por todas las instancias que tengan injerencias sobre los asuntos definitorios de la construcción a futuro. Así funciona una democracia republicana y federal. 
   
   
De los intereses y las proyecciones
   
A los diversos intereses se los fueron intentando elucidar a lo largo de la media docena de notas y continuaron reformulándose en este broche de resorte laxo que, tal vez, será reabierto si los pronósticos resultasen equivocados. O si la perspicacia a partir de la llaneza cuasi salvaje provinciana ameritara un futuro autobombo. Acaso, en esta evaluación, ¿no hay puntos que ningún analista metropolitano de la clase decente de fraque y levita no ha llegado a vincular ni tangencialmente ni a trazos? 
   
Ha de ser que claustros y laboratorios estimulan confinadas perspectivas desde un punto fijo.
O ha de ser que a los básicos y supersticiosos cabecitas nos alumbra el lado oscuro de la luna.
¡Money!…
   
   
Insistimos -monotemática y casi obsesivamente- justificando que los primitivos provincianos estamos en la cortita, en la doméstica, en las cloacas y las redes de agua potable, en el pavimento y el alumbrado público, en el costo de la yerba mate y de la energía eléctrica,… pero a veces sufrimos raptus de intelectualidad metropolitana y también nos preocupan las vinculaciones con los poderes fácticos y las posibles amenazas a nuestra soberanía, ya sea desde lo geopolítico apuntando tanto a la logística en defensa militar como a la estrategia de preservación ambiental mediante la explotación sustentable y responsable de nuestros recursos naturales. 
En esta coyuntura, por ejemplo, además del alivio generado por el rechazo oficial a la Junta Interamericana de Defensa efectuado por Ministerio de Defensa y Cancillería de la Nación Argentina y su eventual objeción al HAP acordado desde la Provincia del Chaco con la Embajada de los Estados Unidos, en tanto se aprecie que sería conducido casi excluyentemente por el Comando Sur, también nos provoca cierta preocupación saber qué sucederá con el otro convenio: el económico-industrial. 
   
   
Y, como pocas cuestiones son azarosas, resulta pertinente compartir un par de conjeturas: 
   
1) Evaluamos que, vistas las diferentes instancias suscitadas en todos los ámbitos durante las tratativas de implementación del HAP en el Programa de Fortalecimiento del Sistema Provincial de Emergencias, lo más probable es que se arribe a un consenso relativamente justo y, quizás, no tanto al liso y llano “ID go home”. Es decir, que el Centro HAP no sea operado excluyentemente por los agentes estadounidenses sino dando atribuciones, en el peor de los casos, en situación de igualdad con Seguridad, Salud, Infraestructura, Defensa Civil y otras áreas con jurisdicción federal y provincial
Convengamos que el gobierno nacional tiene una profunda impronta peronista y, como tal -aunque pueda resultar decepcionante o hasta perturbador para algunos- organiza y conduce procesos sin prisa y sin pausa. No se dobla ni se quiebra, sin embargo tensiona en la medida admisible y no rompe a menos que resulte imperioso. 
   
2) Especulamos que el Decreto de Necesidad y Urgencia para intervenir Repsol-YPF y manejar el 51% de las acciones y por ende las decisiones del Directorio, así como el envío al Congreso del Proyecto de Ley de Soberanía Hidrocarburífera, tampoco fueron acontecimientos casuales. Y, probablemente, la determinación terminó de cristalizar tras la reciente entrevista entre Cristina Fernández de Kirchner y Barack Obama en la Cumbre de las Américas. Es decir, si Repsol disponía del 58% de las acciones y entre Nación y Provincias se tendrá por ahora y como mínimo el 51%, ese 7% vacante podría ser operado por la propia petrolera española, la Sinopec china, Petrobras, PdV S.A., Bridas, o, ¿por qué no?, Exxon u otra compañía de mayoría accionaria estadounidense. Esto, sin considerar el 25% del patrimonio de YPF que se halla en poder del Grupo Petersen y el 17% operado en valores bursátiles. 
No obstante, por un lado abundan analistas vernáculos y cipayos comunicadores -en precisa sintonía con exsubsecretarios de Energía en épocas de desabastecimiento o entrega y con tendenciosos columnistas de “El País” de Madrid- para los que la recuperación del manejo fiscal de una empresa nacional cumpliendo con la jurisprudencia específica es una confiscación, y, el rescate de nuestros recursos naturales siguiendo Tratados previos resulta una transgresión a los Códigos internacionales que nos aísla del mundo. 
Por otro lado, que en definitiva no es tan distante, tampoco faltan aliados al modelo que siguen cuestionando la política petrolera de Frondizi y, sin embargo, desde la simpleza provinciana estimamos que precisamente la estructura proyectada no será la retrógrada privatización parásita del menemato pero tampoco la ineficiente estatización boba de Illia. Un frondizismo con sintonía fina y metodi aggiornati a il nostro tempo, vero? Ci vediamo
   
   
A esta altura, bien vale constar que -desde acá- tenemos motivos para confiar en el criterio de nuestros representantes, porque estamos convencidos de la profunda transformación socioeconómica del Chaco a partir del 2008 con la gestión de Jorge “Coqui” Capitanich. Y, de hecho, casi siempre coincidimos en las determinaciones oficiales. Pero también evaluamos constructivo cuestionar aquellas decisiones que estimamos confusas, si no incompatibles al modelo nacional y popular que conduce la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al signo dado a las gestiones por la amplia mayoría de los gobiernos de las naciones latinoamericanas. Y sobre esta polémica medida -que realmente deseamos sea sólo episódica- creemos que, más que con diferencias de matices, a veces parecen pintores que usan paletas distintas. 
   
Referido a las proyecciones que nos preocupan, resulta oportuno aludir a la inversión de capitales transnacionales en la provincia.
Presumiendo que tal vez pueda resultar imprudente o hasta inexacto -sin considerar tan descabellado hacerlo-, vinculamos la prácticamente inexorable y pronta determinación federal respecto al HAP en Resistencia con eventuales y consecuentes desenlaces financieros articulados también en el Chaco. Pues, “business are business”. 
   
Entre los archivos desclasificados por Wikileaks el 1º de septiembre del 2011, existe un cable de Earl Wayne -por entonces embajador de los Estados Unidos en Argentina- de fecha 9 de agosto de 2007, titulado: “Argentina: Chaco Senator Capitanich discussed national and provincial themes”, en el cual informaba a su gobierno que habían conversado acerca de la campaña electoral a la gobernación del Chaco, la falta de infraestructura en la provincia y otros asuntos. En aquella oportunidad, Jorge Capitanich lo hubo invitado a visitar el Chaco afirmando que, de ser elegido gobernador, le gustaría aumentar los lazos entre la provincia y los Estados Unidos. Además, se refirió a aumentar los intercambios culturales de estudiantes y profesores, al igual que los lazos comerciales y deportivos, e hizo hincapié en las intenciones de producir biocombustibles en la Provincia del Chaco. 
Podrá darse mayor o menor crédito a los archivos de “Wikileaks”, si bien diversos asuntos revelados han tenido la constatación suficiente para brindar confianza en el trabajo de Julian Assange, el cual resultara tomado por Santiago O’Donnell para recopilar la información inherente a nuestro país en su libro “Argenleaks”
   
De aumentar lazos y sobre biocombustibles, tal lo conversado en el 2007, se trata el establecimiento del HAP mediante la Embajada de EEUU, la USAID y el USSC y los acuerdos para la producción de bioetanol con “Forbes Energy”. Convengamos que, a un ritmo no demasiado vertiginoso, los pactos entre caballeros y gentlemen tienden a cumplirse. 
   
Y podemos confirmar el posible vínculo en el propio Sitio Oficial
de la Dirección de Prensa y Difusión del Gobierno del Pueblo de la Provincia del Chaco
   
   
Biocombustibles: El biodiesel y el bioetanol son combustibles limpios que se están desarrollando intensamente en países con tecnología de punta. Actualmente existen en la Argentina 26 plantas productoras de biodiesel, básicamente derivado del aceite de soja, y otras tantas de bioetanol que proviene de la fermentación de azúcares de la materia orgánica vegetal, generalmente de caña de azúcar y remolacha, almidón de cereales o celulosa de biomasa. 
Asimismo, como sus nombres lo indican, son usados en estado puro para motores a ignición por compresión, o diluyéndolos en gasoil y gasolina en proporciones que varían del 5 al 30% si encienden por chispa. Es decir, uno se aplica en motores diesel y otro, en nafteros. Lo destacable es que, además de obtenerse empleando fuentes renovables de energía, ambos reducen la emisión de dióxido de carbono por combustión hasta un 30 y un 90% respectivamente. 
   
   
Por todo esto nuestra nueva preocupación. Una, la JID, la USAID  y sus satélites, ¿ID go home? Otra, si se van, ¿no viene la “Forbes”? Y otra más, si se fuera la “Forbes”, ¿los chaqueños y las chaqueñas no seríamos capaces de estar a la altura de las circunstancias mediando los Programas de Estímulo implementados desde el Ministerio de Industria y los conocimientos tecnológicos del INTI y agoindustriales del INTA, entre los provechosos aportes a la producción con agregado de valor activados por otros organismos nacionales? Si así fuera, resultaría lamentable, aunque en realidad no hay motivos válidos para justificar la negativa pregunta final. 
   
¿Por qué no los hay? 
Por un lado, porque para el “Grupo Forbes: business are business” y, si Mr. Wayne hizo lobby, suponemos que habrá sido o será debidamente compensado por Mr. Forbes (Jr). O no. 
Y, por otro lado, porque sin la presencia concreta de “Forbes Energy”, el actual Gobierno del Chaco ha demostrado competencias para superar por su cuenta la escasez de combustible del segundo semestre del año pasado, implementando la comercialización mayorista para garantizar abastecimiento permanente de stock y precios competitivos de mercado, encima, en convenio con naciones amigables como el efectuado con PdV S.A. y sin perjudicar la actividad privada. 
Hacemos referencia a la nueva División Combustibles de SEChEEP (Servicios Energéticos del Chaco, Empresa del Estado Provincial) lanzada un par de semanas antes de la visita de Alexander Forbes y Roberto Fernández Saralegui a Resistencia y a unos días de la participación de Jorge Capitanich en la Cumbre Anual de la Cadena de Valor de Biocombustibles en Avellaneda (Santa Fe), oportunidad en que Julio De Vido -Ministro de Planificación Federal de la Nación- auguró que el norte argentino, y el Chaco en particular, tiene la oportunidad de convertirse en potencia en la producción de bioetanol. Por supuesto que, en esta línea, también merece destacarse el reciente Proyecto de Ley enviado por el Ejecutivo a la Legislatura provincial, brindando funciones a los estatales SEChEEP como empresa ejecutora y solicitando el aval parlamentario para financiar la exploración de hidrocarburos en el territorio chaqueño. 
A propósito, no podemos dejar de considerar que el Gobierno del Chaco y la “Forbes” planificaron la instalación de las plantas agrícolas, de acopio y de producción en los Departamentos San Martín, Bermejo y 1º de Mayo al noreste de la provincia y limitados por los ríos Bermejo, Paraguay y Paraná, sucesivamente. Entonces, los chaqueños y las chaqueñas, ¿seremos capaces de desconocer las obras realizadas en el Puerto de Barranqueras para su óptima operatividad?, ¿o el balizamiento, la señalización y el dragado ejecutado en la Hidrovía Paraná-Paraguay para asegurar la navegabilidad de grandes embarcaciones? ¿Podemos tener semejante animosidad como para desdeñar el Puente Internacional Bermejo-Ñeembucú con el objeto de reforzar vínculos comunitarios y comerciales con la República del Paraguay?, ¿o la intimación oficial formulada a la CoReBe (Comisión Regional del Río Bermejo) para que activen proyectos viables en lugar de persistir con infinitos y costosos estudios que no se materializaron en obras durante medio siglo?… 
   
   
A Jorge “Coqui” Capitanich, tal vez se le puedan dedicar muchas adjetivaciones -cada quien desde sus convicciones y/o sus intereses-, pero seguramente no puede decirse que es un inepto que no se hace cargo de gobernar la provincia ni que improvisa al compás de las contingencias. El resto es debatible por subjetivo y parcial, aunque más que de matices puede tratarse de glamorosos pinceles de cerda natural o de brochas gordas. Habrá a quienes les guste más a la izquierda o menos a la derecha, tales que esperen actitudes menos creyentes o más cínicas, los que prefieran menos obras o más timba, las que deseen brechas socioculturales más abiertas o menos cerradas. Y viceversa y todo lo contrario. 
   
Habrá a quienes les desagrade Capitanich sin solución de continuidad y haga lo que hiciere.
Habrá a cuales les guste más el Coqui de antes y tales que prefieren más al Coqui ahora…
Pues, para todos y todas y todes, unas “Pequeñas aclaraciones”
   
   
Acaso, ¿alguien del movimiento nacional y popular puede cuestionar profundamente a Lula o a Dilma? ¿O la mandataria brasileña no se reunió hace unos días con Barack Obama en la Casa Blanca y luego no participó del Seminario “Brasil-USA: Alianza para el siglo XXI”? ¿Tratar asuntos de interés común con el Imperio del norte convierte automáticamente a los sureños en esclavos o cipayos? ¿Plantear condiciones de intercambio bilateral quita la posibilidad de objetar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas
Así que mis queridas compañeras y apreciados compañeros, me parece que es tiempo de levantar la copa aún antes de ganar el torneo. El subcontinente, el país y la provincia están en buenas manos, con vicios y aciertos que pueden enmendarse y potenciarse porque ¡tenemos Patria! Y hay decidida conducción sin las cavilaciones de los irresolutos que nada cambian. Es así nomás, el Peronismo es así. Así de simple y controversial, a la vez, son el Peronismo y este remate un tanto premeditadamente provocador.
 
 

3 comentarios:

carlos alberto sesmero dijo...

NO SON NI SERÁN POR DEFINICIÓN IDEOLOGÍA Y POSICIÓN DOMINANTES ALIADOS DE SUBDESARROLLADOS O SUDACAS COMO LES GUSTA LLAMARNOS.QUE SE VAYAN.LA POLÍTICA ES SUR AMERICANISTA SI QUIEREN NEGOCIAR QUE LO HAGAN CON EL MERCOSUR JAMAS POR PAÍS.

Adán De Ucea Queralt dijo...

Era la idea. Creí que había quedado claro lo del US Comando Sur y demás, pero la Forbes no creo que vaya por el mismo carril, aún coincidiendo que business are business.

Cachito Delmonte dijo...

Forbes energy solo se ocupa de hacer estafa y correr con el dinero.datos busquenme en facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura