Lilita Carrió: "Del Arte de lamer botas y zapatos de charol"


A esta altura ya se siente CC (cristiana culpa) al referir a quien no puede defenderse. Es un mujiquismo  de pésimo gusto criticar a los muertos.
Y Carrió está más que muerta: zombie alimentada de contados cadáveres ideológicos vernáculos y por necrófilas Fundaciones transnacionales.


Inferimos que cabe refrescar quién es Elisa María Avelina Carrió Rodríguez, aunque ya ofrecimos parte de su CARRIÓCULUM OBVITAE,
visto que aun perviven adoradores del crispado mesianismo y considerando que determinadas corporaciones mediáticas difunden sus credos
divisionistas llegando al extremo de titular como "La Nación": "Carrió comparó la embestida contra la Justicia con el golpe del 76":
  


No entraremos en el detalle de haber escrito "Justicia" con mayúsculas y "golpe" en minúsculas.  Se supone que redactores,
correctores y editores de "La tribuna de Doctrina" conocerán sus motivos e intenciones...  Ni sobre la tendenciosa manera de
calificar a todas las acciones del gobierno que sistematizan estos medios, aunque nunca acierten ni uno de sus apocalípticos
pronósticos de los efectos ni luego los comuniquen sin aviesas tergiversaciones. Embestida, por ejemplo, es acción y efecto...


Tampoco redundaremos acerca de los "errores de juventud"  (según el Canca Gullo y el Perro Verbitsky) de Carrió, la funcionaria de la Dictadura
cívico-militar en el Chaco desde febrero del '78 como Asesora de la Fiscalía de Estado con el Coronel Serrano como Interventor Federal y luego
designada en el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia. En el '82, con el Coronel Ruiz Palacios (Subsecretario de Interior de Harguindeguy
1976-81),  fue súbitamente ascendida a Secretaria de la Procuración del organismo judicial, con apenas 25 años de edad y ni 3 como abogada.


Menos todavía vamos a ampliar lo ya difundido acá sobre sus tíos y padrinos colaborando con los gobiernos de facto del peronismo proscripto.
Y tampoco respecto a su madre, María Elisa Rodríguez, Subsecretaria de Educación de la Provincia -tanto con Serrano como con Ruiz Palacios-,
tiempo después designada -republicana y cívicamente- por el demócrata radical Ángel Rozas en la Subsecretaría de Desarrollo Social,  durante
aquellos largos 16 años de enroques de funcionarios y votos antiperonistas entre la UCR y Acción Chaqueña, el noventista Partido Provincial de
Ruiz Palacios apoyado por tempraneros nostálgicos de la Dictadura.  No eran pocos ni son tantos. Y no deberían participar de la actual gestión.



Ni siquiera pondremos en el tapete las sempiternas rupturas internas de Carrió desde su exacerbado egocentrismo. Ni la eterna contradicción
entre su antialfonsinismo luego del Pacto de Olivos al tiempo que en el Chaco se prendía de la arrolladora Alianza conducida por Rozas, igual
que su antidelarruismo prematuro -surgido entre las elecciones y el cambio de autoridades- en tanto que acá seguía colgada de votos ajenos.


La patología carriotera de no creerse una arquitecta egipcia, sino de sugestionarse con ser una estratégica Le Corbusier  pero de la Destrucción.


Mucho menos divagaremos respecto al desesperado intento por la mutua permanencia, materializado en el insólito frente portuario transitorio
con Pino Solanas. Alcanza atender a sus votos contrarios en los tratamientos de las leyes más fundamentales y polémicas de este último lustro...


Proclaman buscar cuatro o cinco puntos básicos de coincidencia y es más fácil embocar los trece puntos del ProDe o ganar el Telekino...



Lilita -Lilota o Naranjota- Carrió siempre fue una parodia. Siempre. Aunque en las metrópolis compraban gustosos el sketch.
Ya ni tiene mayor sentido recomendar a sus cofrades que observen que las contadas veces que el ARI -ACyS, CC, o como se haya
denominado para la ocasión- participó sin formar alianzas provinciales, sacó menor porcentual de sufragios en el Chaco que en el
Total del País.  Y no tiene mayor sentido, porque avala el ridículo axioma de que "nadie es profeta en su tierra"  y, peor, porque los
surfistas de Playa Solanas  enrostrarían peyorativamente que "las provincias más pobres no tienen la mejor calidad del voto" ...


Tampoco recordaremos acá la azarosa coyuntura cancerígena paterna que llevó a la entonces apenas cuarentona Lilita a desembocar
en la política partidaria.  Política corporativa hizo desde siempre, colaborando con los gobiernos tanto de facto como democráticos.
Bastaría con preguntar en el NEA  (Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones)  sobre los remates promovidos por el Estudio Jurídico de
Carrió y asociados entre 1990 y 92, que afectaron sobre todo a clientes y empresas con mora en la entonces ENTel.  El  objetivo
infame y concreto era limpiarla patrimonialmente para su desguace y blanquear la entrega a Telecom con el menor pasivo posible.
La cívica y republicana Carrió  no sólo se puso del lado de secuestradores y apropiadores de bebés  y del lado del máximo Tribunal
de Justicia y del Órgano de Fiscalización Administrativa de la Provincia durante la más cruenta Dictadura vivida en nuestro país. Sino
que, en los '90, del lado de Me#em, Dromi, Mary Julie, Corach, Bauzá, Kohan y demás personeros de la entrega del patrimonio
nacional: el patrimonio de todos y de todas.  Y hoy sigue alineada con las corporaciones judiciales y el poder mediático concentrado.




Y, para bajar el telón de la parodia, compartimos los últimos tweets de Lilita Carrió Oficial y algunas interacciones consecuentes:


Realmente, a esta altura de la soirée,  todos y todas la tomamos para el churrete. Solamente el pobre Pino puede tomarla en serio. O no.

Carrió calificando al gobierno de Dictadura resulta aberrante.  A quienes sabemos de dónde viene y hacia donde procura ir, nos provoca
más hilaridad que temor. Y cierto desconcierto. Abuelito de la patronal durante la masacre de Napalpí. Papito propietario de las dos YPF,
en Resistencia y Quitilipi, que operaban como concesionarias de combustible, insumos y servicios del Grupo de Artillería 7 en los '70...

Carrió: ¡volvé a la cátedra en la UNNE! Y negociá con "la Mamacita"...


3 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

Carrió es un caso palpable de lo que la adicción a las anfetaminas produce en la siquis. No creo que pase mucho tiempo sin que hayan de internarla porque se va a tornar peligrosa

Daniel dijo...

Nunca pensé que la adicción a los sandwiches y las tortas producirían semejante estrago, Antonio.

branco dijo...

Carrió es la mayor estafadora que reconoce la política argentina. Y se posiciono allí sin haber llegado a tener poder. Imaginemos lo que sería si lo hubiera conseguido. Y lo es porque llegó a cautivar a grandes sectores con un discurso progresista que esos sectores buscaban durante la etapa oscura de la derecha en el poder. Por suerte apareció Néstor. Por suerte para el país y para desgracia de ella. Esperó, esperanzada que Kirchner sería otro -como ella- que estaba simulando, pero para felicidad del pueblo argentino efectivamente aquel "no dejó sus convicciones en la puerta de la Rosada" y hoy seguimos con Cristina construyendo ciudadanía y patria. Pero esa dicha colectiva fue su desgracia y la derrumbó de tal manera que perdió la simulación y desde hace tiempo se muestra como lo que es: sectaria, discriminadora, excluyente, elitista, todo lo contrario que mostró cuando cosechaba votos, y hoy le quedan los de ese sector, los menos, por suerte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura