Chaco: Sismógrafo de Movimientos telúrico-políticos

Antes de hablar sobre el Chaco, lavate la trucha, comprate una brújula y vení.
   
        
Breviario político-electoral reciente
   
La escenografía chaqueña no puede llegar a ser apreciada en su justa dimensión por espectadores improvisados ni por circunstanciales críticos de otras movidas culturales. Es un espectáculo no apto para inexpertos.
Algunos comentarios de un chaqueño muy perceptivo y con alta efectividad para analizar tendencias y resultados electorales (o sea, yo, je), fueron publicados acá: Anticipando PASO en el Chaco, hace dos semanas.

En el retorno de la democracia, Florencio Tenev ganó los comicios a gobernador en 1983 con el 47,3% por el Partido Justicialista, oportunidad en que el chaqueño Deolindo Felipe Bittel acompañó a Ítalo Luder en el binomio presidencial por lo que no hizo mella el potente arrastre preambulatorio alfonsinista. El PJ creció y volvió a imponerse postulando al incuestionable Danilo Luis Baroni cuatro años después, superando el 50% de los votos ciudadanos, nuevamente ante el sempiterno candidato de la UCR: el bioquímico villaangelense Luis Agustín León.
Pero llegaron los ´90: en 1991 se impuso Rolando Tauguinas desde Acción Chaqueña, el partido formado por José David Ruiz Palacios (Subsecretario de Interior de Harguindeguy 1976-81 e Interventor Federal del Chaco 1981-83) con el 37,6% de los sufragios, quedando segundo Jorge Morales por el PJ con el 37,2% y, atrás, la UCR con Luis León y un paupérrimo 22,0%. Hoy, con tan bajo caudal y tan escasa diferencia, la situación se definiría en balotaje, aunque vale suponer que habría favorecido a la derechosa alianza ACha-UCR que empezaba a vislumbrarse.
Al cabo de cuatro años, la conjetura se verificó mediando la Reforma Constitucional que exige el 45% de sufragios válidos. Tras una enorme diferencia en la Primera Vuelta del '95 a favor de Tenev por el PJ (40,8%) frente a la UCR (28,8%), el masivo vuelco de los simpatizantes de Acción Chaqueña determinó que Ángel Rozas se erija como gobernador en Balotaje, por 50,8% a 49,2%. Devolución de favores y reincidencia de ciertos herejes del justicialismo que nunca expusieron autocríticas y jamás fueron condenados, aunque quedaron grabados en la memoria de todos los militantes del peronismo chaqueño.
Pero, al andar se acomodan los melones: ¿A cuáles precandidatos presidenciales apoya Acción Chaqueña para estas Elecciones Internas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias? ¿Y con quiénes arman alianzas provinciales?
    
El coronel José Alberto David Ruiz Palacios, tal golondrina de un solo verano o carancho de una sola osamenta, rompió brevemente el hasta entonces pseudo bipartidismo del Chaco. Teórico bipartidismo, a menos que se considere al Partido Peronista de entonces y al Partido Militar, puesto que hubo clara hegemonía del PJ durante las primeras cuatro décadas de la provincialización que hoy cumple 60 años, levantando una copa con agua mineral “Morgado” o jugo de “Rachid” para brindar por el Chaco y La Pampa: las provincias Presidente Perón y Eva Perón.
En síntesis: el justicialismo se impuso las seis (o siete) veces en las cuales pudo participar. Felipe Gallardo, en 1953 con el Partido Peronista y luego, las proscripciones. La UCRI -la Intransigente, no la del Pueblo- consagró a Anselmo Duca en 1958, con aporte de votos y referentes del peronismo proscripto; no obstante, en 1962 triunfó Deolindo Bittel representando al Partido Laborista, lo que provocó la Intervención Federal antes del traspaso y Frondizi resultó derrocado y encarcelado en la isla Martín García al poco tiempo. El escribano repitió en el '63 y sí asumió tras vencer recién en 1973, mediante el FreJuLi.
Los tres primeros gobernadores constitucionales marcaron su impronta de honestidad irrefutable, armando administrativamente a la joven provincia primero, cimentando la industria y la infraestructura, después, y consolidando bases institucionales modernas que eludieron retrógrados tradicionalismos tan arraigados en los territorios colonizados tempranamente, dejando el carácter distintivo de la idiosincrasia chaqueña.
Las últimas del ciclo fueron las relatadas elecciones del '83 y el '87. Es decir, la Unión  Cívica Radical balbinista jamás había logrado ganar comicios abiertos y legítimos en la vieja Provincia Presidente Perón.
   
En 1989, el coronel (RE) Ruiz Palacios fue consagrado Intendente de Resistencia. En 1991, asumió la presidencia de la Cámara de Diputados porque tuvo que delegar la candidatura a gobernador en Tauguinas -su exministro de Salud Pública, obviamente afiliado a la UCR- por no cumplir con los años de residencia requeridos. Y, en 1993 resultó electo Diputado Nacional. Las tres oportunidades en que la ciudadanía resistenciana primero y chaqueña después, lo ungieron democráticamente con alto apoyo de radicales antiperonistas y de ciertos “cuadros justicialistas” que traicionaron a “Quico” Morales en el ’91 y a “Poroto” Tenev en el ’95. Ahora, pocos cómplices electivos se hacen cargo del atraso y aquellos dirigentes aún adeudan facturas. Hoy, la mayoría prefiere olvidar el germen de la debacle de la provincia que la gestión Capitanich redobla esfuerzos para reconstruir.
   
La actual Intendenta de Resistencia por la Alianza Frente de Todos, Aída Beatriz Ayala, en los ’90 era una jovencita “querida” por el viejo jerarca de la dictadura cívico-militar. Entre 1989 y ’91, la ingeniera fue Subsecretaria de Obras Públicas de la Municipalidad capitalina durante la intendencia de Ruiz Palacios. Y luego, entre el ’91 y el ’95 se desempeñó como concejal de Resistencia por Acción Chaqueña.
Hoy, además de haberse afiliado a la UCR, ya no es Betty ni Aída: con toneladas de silicona, abundante Koleston y cama solar, eventuales Pupilentes claros y exuberante labioplastia, hoy parece “Chucky Lee Ray” pero dirigida por Stanley Kubrick... en obvia alusión a “La naranja mecánica”. Ya no sos mi Margarita, ahora te llaman Margot.
    
Una meresunda de aquellas, el Chaco, como verás. ¡Y no sabés lo que falta!
Hace un mes y medio también comenté acerca de los complejos movimientos de muchas agrupaciones políticas de segunda y tercera línea por estos lares. Acá: Las Liebres del Sur en el Chaco son Tapetíes del Norte describí algunos saltos de botes entre 2007 y 2011 de Libres del Sur, el Partido Socialista, Proyecto Sur, el ARI-CC, el PRO-ReCreAr, el Partido Popular de la Reconstrucción, el Partido Nacionalista Constitucional, Acción Chaqueña… uf… juntos no llegan al 10% pero presionan en medios de comunicación y lobbies.
   
   
Aún con esta reseña cuestan interpretar los variables enroques provinciales -ni imaginar las periódicas transferencias nacionales-, así que invito con un cronológico mapita partidario:
   
Alianzas, Frentes, Pactos y otras yerbas “provinciales”: 1991-2011
     

   
Notas: Lo más llamativo del escenario partidario chaqueño pasa por las frecuentes marchas y contramarchas de varias agrupaciones de poco fuste, y, sobre todo, por la falta de correspondencia entre los intereses locales que se contradicen con la supuesta pertenencia a determinadas ideologías de alcance nacional. Se plantean 6, 7, 8 desgloses al respecto:
   
1) ARI-CC-ACyS: Desde su creación en el año 2000, la plurinominal coalición del paradójico unicato autodestructivo, solamente presentó fórmula para Gobernadora y Vice en 2007, con Alicia Terada y Bernardino Cenzano. Tras el escandaloso fracaso electoral con un magro 3,8% de los votos válidos, el naranjismo chaqueño volvió a sumarse a la Alianza Frente de Todos encabezada por la mismísima UCR que Elisa Carrió se encargó de destruir fustigando a Raúl Alfonsín -primero- y a Fernando de la Rúa -tras apoyarlo cuando ella aún comulgaba con el radicalismo- armando bloque aparte en la Cámara de Diputados antes siquiera de que el mentecato cordobés asumiese su funesto gobierno. Es decir, el ARI adhiere a la heterogénea alianza provincial con la UCR, ACha, el PS, etc., y hasta cuela diputados nacionales, mientras que desde 2003 vota a su inefable líder para la presidencia.
2) Libres del Sur: La fuerza que responde a la traidora serial Vicky Donda se integró como colectora del Frente Chaco Merece Más en aquellos buenos viejos tiempos de 2007 con candidatos legislativos propios, para luego colocar a su principal referente, Carlos Martínez, ¡en el tercer lugar de la Lista del oficialismo! instalándolo en la legislatura en el 2009. A inicios del corriente año, la negativa a ofrecerle todavía más cargos de Gabinete y organismos públicos -que no son pocos considerando poderes territoriales y competencias- hicieron estallar otras viejas cuestiones obstaculizadoras de la gestión de parte de los “exaliados críticos”. A partir de ello, Chaco de Pie se sumó a Proyecto Sur con vistas a las elecciones distritales de septiembre, pero también cambia de caballo en la laguna argentina: tras coquetear ¡con el FP de Duhalde!, terminó apoyando al FAP de Binner para octubre junto al Partido Socialista. Ergo: acá Solanas y Argumedo, no tienen ni candidatos testimoniales para el Congreso Nacional.
3) Partido Socialista: El sello de goma del viejo partido de Alfredo Palacios o de Justo y señora o de Ghioldi o del padre de Pinedo o de… conducido por Eduardo Siri y un par más, tiene la ventaja de elegir sus autoridades a dos manos. Y, como es un Triunvirato, truecan el partidario nombre de fantasía por unos pocos conchabos. Tal lo visto, lleva a Binner-Morandini en la boleta de octubre pero, sin embargo, continúa dentro de la Alianza Frente de Todos a nivel provincial. Con Nikisch y Rozas, pero no con el hijo de Alfonsín.
4) Partido Intransigente: La antigua fuerza del bisonte Alende tiene todavía menos representatividad que el socialismo. Son dos y, sin embargo, el Comité Provincial debió ser intervenido por un tal Raúl Falcón. Las tácticas se diferencian: el PI formó parte de la Alianza radical desde el ’95, pero ahora han cambiado de cabeza de serie, sumándose al Frente Chaco Merece Más, ofreciendo otro sello de goma a bajo costo. No viene al caso conjeturar motivos de negociación oportunista, de aproximación ideológica o de Obediencia Debida a Buenos Aires.
5) Frente Grande: La agrupación de Sigal, Garré y Rivas -conducida en el Chaco por Daniel San Cristóbal, Fabricio Bolatti y Daniel Trabalón- también tuvo idas y vueltas, pero no demasiado reprochables. Formó parte de ambos gobiernos de Ángel Rozas, despegándose en el de Roy Nikisch, mientras que a nivel nacional el FrePaSo presentó el binomio exPJ Bordón-Álvarez, y ya como Frente Grande constituyó la Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación con De la Rúa y Chacho Álvarez que reemplazó a Graciela Fernández Meijide en la fórmula presidencial. Al tiempo que las estructuras de la Dirección Nacional del Frente Grande se sumaron al proyecto de Néstor Kirchner, en la provincia desertó de la Alianza Frente de Todos para luego avenirse consecuentemente al Frente Chaco Merece Más. Hoy constituyen un positivo aliado del gobierno desde una posición crítica pero responsable, efectuando atinado control de daños cuando plantean pública o reservadamente desacuerdos con alguna medida oficial. Vale atender 1999, 2003 y 2007 en Nación, y 1995, 1999 y 2007 en Provincia: efectividad del 75%.
6) Acción Chaqueña: Las multidireccionales posturas pactistas del remanente que quedó de aquella potente cofradía del viejo coronel genocida superan cualquier análisis. Tras largos arreglos con la UCR que sirvieron para dejar al justicialismo afuera del gobierno durante 16 años, hoy esta minúscula camarilla tiene suficientes personajes como para armar tres estrategias electorales: unos siguen pegados a la Alianza radical, otros están desde 1999 con Jorge Capitanich, y el resto, intentando infructuosamente alzarse con alguna concejalía y recuperar los orígenes de autonomía de los partidos nacionales tradicionales. En rigor de verdad, los cuadros plegados al oficialismo han facturado relativamente bien (Víctor Lapasini en la Fiduciaria del Norte, Elda Pértile como Secretaria General de la Gobernación y ahora Diputada Provincial, etc.). Tampoco es pertinente cuestionar los móviles del trípode táctico: para eso están las urnas. En las instancias nacionales, es casi una obviedad a cuál precandidato le prestan o alquilan la Lista los representantes orgánicos y esa, justamente, fue la pregunta disparadora del posteo.
7) Partido Popular de la Reconstrucción: La rancia camarilla creada por Seineldín y dirigida nacionalmente por Breide Obeid, Graci Susini y demás personajes conservadores, castrenses y clericales, adhirió inicialmente a Acción Chaqueña, como no podía ser de otra manera. En algunas oportunidades se aventuró electoralmente a riesgo y por cuenta propia, no obstante, mayormente integró los frentes encabezados por el PJ ortodoxo tanto nacional como provincialmente. En 2007, se sumó al Frente Chaco Merece Más, trocando figurativa denominación y algunos votos a cambio del convencimiento de que Capitanich ejercería una gobernación pejotista de derecha. El PPR apenas facturó un par de funcionarios que se enquistaron para trabar acciones (Oscar Arévalo en el Instituto de Seguridad Social, Seguros y Préstamos y otros) y desertó decepcionado al cabo de unos meses para rejuntarse con los sucesores de Ruiz Palacios. El progresismo transversal y peronista de la provincia, sumamente agradecido. A nivel nacional, axiomáticamente coinciden con la decisión de las autoridades de Acción Chaqueña.
8) Partido Nacionalista Constitucional: Lo del clan ultraderechista dirigido nacionalmente por el experonista Alberto Asseff y el chaqueño Alberto Cabrera, tampoco resulta de comprensión lineal. Por supuesto que este grupo de reducido despliegue territorial tuvo la coherencia de sumarse al partido de Ruiz Palacios desde su incursión provincial, para pasarse a través de este socio a la Alianza Frente de Todos con el primer triunfo de Ángel Rozas. Luego, el PNC presentó candidaturas en soledad obteniendo nulo apoyo ciudadano y, en 2007, se sumó como colectora del Frente peronista que ganó ajustadamente los comicios. Como era de prever, el idilio apenas duró una elección y ahora acaban de reagruparse parcialmente con Acción Chaqueña sin soltar la función pública (Alberto Cabrera en la Fiduciaria del Norte por el Nuevo Banco del Chaco y su hijo, Luis, en la Administración Provincial del Agua, entre otros). El kirchnerismo chaqueño, nuevamente complacido. Para los comicios nacionales, tal como el MIJD, comparte la fracción del Acuerdo Compromiso Federal que postula a Rodríguez Saá y Vernet.
   
     
Después de toda esta ayuda: ¿Y la respuesta?
   
¡Sí, es correcta!
   
       
No obstante la imperiosa búsqueda de consensos atendiendo a las demandas de los chaqueños y sin claudicar principios para sostener el poder en un Distrito particularmente volátil en las urnas, muchos transversales “K” del confuso y retraído progresismo filoportuario, critican necia y fuertemente al gobernador del Chaco. Desde sus marcados prejuicios basados en el desconocimiento del terreno y la poca experiencia negociadora que tienen en la construcción política, alejan aún más los cismáticos 1.000 a 1.500 kms. que dista esta provincia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
     
Va de nuevo: En la democracia representativa, todos los aportes argumentales son igualmente valiosos, aunque unos son más iguales que otros, en tanto resulten convalidados por la aceptación popular.
Y para eso están las urnas: las electorales. Mejor dejar las cinerarias para otros restos mortuorios irrefutablemente contaminados y, de hecho, mucho más tóxicos. Para otros polvos: que del polvo venimos y hacia el polvo vamos.
  
  
Concluyendo en dos tweets
      
     
Y tuvieron algunos retwitters, aunque no replies. A veces me bandeo de chicaneo.
Pero como suelo decir: Soy un peronista transversal al progresismo -que es la médula del Frente para la Victoria desde la conducción de la gestión y el desarrollo territorial- por lo que dispongo y debe aceptárseme que haga uso de todas las atribuciones para personificar una “alianza crítica”.
     
     
 Red  versus  Blue
  
    
             
  
To be continued. Or not…
     
¡Y espero que les haya gustado!
       
    
Y, si además de haberte gustado, seguís con interés para conocer posturas sobre los “movimientos telúricos” partidarios, acá te dejo una nota ya referida en este posteo: Chaco: ¿Por qué Salomón elige a Duhalde?.
   
Chau. Me fui a celebrar el 60º aniversario de mi amada Provincia Presidente Perón a la Casa de Gobierno.

1 comentarios:

Adán De Ucea dijo...

Gobernador del Chaco:
1991 (ACha 37,6% - PJ 37,2%), Balotaje 1995 (UCR 50,8% - PJ 49,2%), 2007 (PJ 46,9% - AFT 46,3%)...
Nada, eso... Si sirve para que se entienda que la búsqueda de acuerdos no es rosca, y de serlo, amerita el repulgue, ponele...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura