Ricardito y el mejor diseño para la peor representación

Voy a recordar mis viejos buenos tiempos de dibujante. Por entonces, croquizaba objetos, los medía con precisión, acotaba el bosquejo y lo pasaba al vegetal en mi añorado tablero de madera aglomerada forrada en fórmica blanquiceleste, claro, bien académico mi ámbito de trabajo.

Nada de mensura láser ni AutoCAD, todo mecánico. Ni Commodore 64 de refulgentes letras verdes en monitor negro había o, al menos, no las veía por estos pagos. Hasta me pongo nostálgico al pensar en aquel juego Schmitten de lámpara térmica y reglas paralelas.

Mediante ese método marcado a trazo firme, intentaré montar la representación del esquema diseñado por Ricardito. O por sus gerentes. Obviamente, realzándolo con el entorno en la perspectiva final.
El Rulo, mi viejo maestro, siempre sugería que planta y cortes tienen a los laburantes como destinatarios, pero que lo que vende es la perspectiva. Esa debe entrar por los ojos.



CALIBRE o VERNIER

Midiendo a la antigua, en la Provincia de Buenos Aires para el aproximado 38% del Padrón Nacional, la Unión Celeste y Blanco de De Narváez, puede aspirar -de máxima- a un 18%, es decir, la mitad de lo obtenido en 2009, o acaso, ¿puede dudarse que la coyuntura post “voto no positivo” ha cambiado? La otra Unión, la vieja y hecha flecos Unión Cívica Radical -cada vez menos radical- del hijo de Alfonsín tenía, hasta hace unos días, un techo aproximado al 12% de intención de voto, también la mitad de lo logrado por aquel híbrido aunque oportunista Acuerdo Cívico y Social.

Entonces, con esa adición se obtendría el nada despreciable 30% como excelente piso nacional del 12% correspondiente. Y se supone que ese fue el criterio del equipo de Alfonsín o de Magnetto o de quien fuese, para indicar la estrategia de pactos con los grupos que más denostaban hace dos años.


Pero los armados electorales no suelen cumplir con las reglas operativas de la aritmética o, mejor, sólo limitando rangos intervienen naturales en los procedimientos. Es decir, en contadas ocasiones las operaciones se desarrollan con números o fuerzas partidarias naturales, ya que pueden presentarse sumandos negativos o conflictivas desnaturalizaciones, de acuerdo al caso considerado.

Por lo tanto, no toda adición, suma: si se adicionan valores negativos, la suma -el resultado- es diferencia y el sumando opera como sustraendo. Este parece uno de esos casos en que al sumar, se sustrae, en el sentido de resta, no de estafa o hurto…

¡Perdón!, estuve conductista. Mejor que cada uno haga las analogías que pueda con albedrío para inferir si se robaron convicciones o -por reciprocidad paradójicamente no mutua ni muy equilibrada- si se practicó un trueque de paquetes de energía (cuántumes de votos con facturación vencida, de ideas substanciales, de tradicionales dogmas,...). Energía que seguramente se disipará, cayendo en la sanzista cloaca del electorado decepcionado y el clientelismo rebelado. De unos y otros. Y aclaro que lo mío es técnicamente artístico: no tengo clientes sino críticos y admiradores...


Tras el arrío de las últimas banderas que había podido sostener la UCR, la diáspora resulta inevitable. Para los radicales anticonservadores nostálgicos de la Revolución del Parque y para aquellos de la vieja Coordinadora orgullosa de la Reforma Universitaria, el tropezón de Ricardito Alfonsín tiene una dimensión inadmisible.
El amorfo candidato presidencial no es “la costurerita que dio aquel mal paso -y, lo peor de todo, sin necesidad- con el sinvergüenza que no le hizo caso…” del poema de Evaristo Carriego, pero… “¡Qué ojos más extraños, esa tardecita que dejó la casa para no volver!”


Y claro, para colmo Ricardito no es Raúl y un liderazgo que atenúe objeciones no se construye en dos años como diputado provincial y otros dos en la Cámara Baja de la Nación. Al menos, no si no se es hijo de los dueños de una megaempresa de supermercados fraudulentamente quebrada para destinar capitales a la timba financiera y empleados a la calle, aunque, aún pudiéndose generar ese tipo de conducción, será fugaz.

No hay modo de dirigir con el pergamino excluyente dado por una Partida de Nacimiento. Sólo hay condiciones de posibilidad para representar a parásitos y negligentes que suponen que jugarla de segundos podría resultarles favorable para exponerse poco y seguir enquistados a los espacios de influencia. Desde el árbol genealógico apenas pueden tutelarse ramas infértiles con aspiraciones a sintetizar la savia suficiente para mantenerse en el gajo. En el quiosco partidario. En el menudeo político.

Son pocos los imprudentes que se embarcan capitaneados por alguien que no conoce la ruta. Son pocos los aventureros y ninguno lo hace por osadía, sino con el especulador desparpajo de quienes no les importa destinos y consecuencias ni costos personales y partidarios. Y vaya que esos pocos dirigentes y esas cíclicas fuerzas vienen endeudándose éticamente sin recato. Y en la desesperación liquidan saldos y retazos, recortes de viejas luchas olvidadas y jirones de claudicadas consignas históricas.

No son demasiados quienes se dejan conducir por alguien que usa como GPS a las corporaciones, cada día más alejadas del sentir popular y repitiendo sus monólogos como en Babel. A pesar de todo y por suerte, no sobran los que pueden adherir a lo que criticaban doctrinariamente -aunque lo hayan hecho muchas veces de manera formal no fáctica- ya que su resistencia a la bilis posterior a la ingesta de ovíparos vertebrados anfibios no es tan potente ni pretenden abusar de antiácidos que, a la corta o a la larga, les ocasione cólicos.



TIRALÍNEAS y MULTIUSO

Aprovecho mi relajada situación asumida al representar a un pequeño conjunto de cuadros territoriales y técnicos y por contar con el aval del equipo interdisciplinario que coordino, para explayarme a ojo de buen cubero.

No soy el ensayista -no por los globos de ensayo- Artemio López, ni el prosista -no por el convenio con el PRO- Rodrigo Martínez, ni tengo la responsabilidad de ser inefable ni de dibujar prolijamente a pedido, porque no existen compromisos de honor ni de mercado.

Y si fuera de suponer que en “MaF” tenemos algún deber, simplemente lo eludiremos para compartir conclusiones tirando líneas con el soporte de la escuadra Rotring Multiuso.


Apenas atendiendo a saltos y giros de dirigentes con presunto o comprobado peso territorial y sin que sea menester sondear demasiado, desde comienzos de mayo -cuando el flirteo entre Ricky y Pancho empezó a evidenciarse de modo innegable- venimos sosteniendo que el Frente Progregregresista impulsado por el multimedio -cada vez menos hegemónico- y personificado por el padre de los nietos de Alfonsín beneficiaría, más que a nadie, al pueblo de la Nación Argentina. Y, colateralmente, a la alternativa encabezada por Hermes Binner. En menor magnitud, al Frente para la Victoria, con Cristina, con Amado, con Alicia, con Coqui, con Juan Manuel, ¿con Reutemann?, con Nilda, con quien sea. Y hasta nos animaríamos a decir que levanta la baja intención de voto a Duhalde y que ejerce nula influencia sobre otras fuerzas que de algún modo intervienen en la compulsa.


Punto por punto se trazan las líneas:
   
Al pueblo de la Nación, porque ese frente neoliberal neomenemista y noventista -dicho en 2009 por Ricardito al referirse a su neo socio colorado y sus cofrades- puso blanco sobre negro. Desnudó intereses y representaciones y la gente lo advierte: ya no hay métodos comunicacionales efectivos para confundir ante semejante disparate. Ya no se trata de elastizar límites ni de buscar consensos: este pacto gestado con las derechas menos formadas y más retrógradas, no tiene otro destino que el de una alianza mal parida que, lisa y llanamente, claudicó de los dogmas básicos del viejo radicalismo.
Ricardito no se dobló. Se quebró. Y en buena hora. En breve lo juzgará la historia, tal vez para agradecerle la misión cumplida al mejorar el bipartidismo derechizando a la UCR y dando mayor entidad al PJ, al legítimo, al tronco del FpV. Asimismo, seguramente ninguna de las disímiles historias, a gusto de sus cronistas, dispondrán de suficientes herramientas argumentales para absolver de la condena popular a su ex y renovado correligionario Cleto Ditalcobos.

A la facción que quedó adentro del efímeramente frustrado intento de restaurar la Alianza, porque ahora le sobra con imponerse en los distritos más poblados y hacer pie en el resto para convertirse en segunda minoría. Esa representación no parece caer sobre el más que centenario partido y su presunta expansión nacional, sino sobre Binner, Stolbizer, Juez, Solanas, incontables radicales disconformes con el cuestionado pacto y otros cuadros con relativo poder territorial incluyendo la misma Mendoza -terruño de Cobos y Sanz, nada menos- donde los partidos Demócrata y Socialista se ubicaron como segunda y tercera fuerza en las últimas elecciones municipales, sumando protagonismo. Los Distritos electorales respectivamente citados -Santa Fe, Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Mendoza-, constituyen los cinco mayores del país y redondean dos tercios del Padrón Nacional.
Entonces, debe concluirse poco probable que ese conjunto remanente del Acuerdo Cívico y Social deje pasar la oportunidad de erigirse en la única alternativa al modelo kirchnerista desde un supuesto lugar políticamente correcto, si no progresista, al menos teóricamente socialdemócrata.

Al oficialismo del FpV, porque -si bien es cierto que los analistas estiman que le resta unos 3 puntos a nivel nacional- la salida a la arena del rezago del 2009 deja ver en las manifestaciones de apoyo que su mayor potencial electoral depende de la ambulancia.
Y, ni dudarlo, las lesiones más graves se produjeron en el no señalizado cruce de la UCR y la UCB, que no son calles ni avenidas ni santafesinos bulevares. Y ya sea por negligencia o por impericia, el accidente existió y los heridos esperan atención. Habrá que ver el arte que aplica Binner en su especialidad de anestesiólogo para evaluar las dosis de lidocaína a suministrar: no vaya a ser que por rehabilitar lesionados, los mate por paro cardíaco o por hipoxia inducida.

Al peronismo de derecha -Partido Federal, Unión Popular, Compromiso Federal, Unión Celeste y Blanca, Modelo Chubut o como terminen de dar en llamarlo-, la irrupción del autodeclamado Frente Progresista no parece afectarle el caudal de electores. En todo caso, determinados apellidos de sus principales candidatos (Binner, Stolbizer, etc.) pueden ejercer influjo en un pequeño puñado de ciudadanos mayores de 70 años -que eran niños durante la Gran Guerra- ya sin obligación de sufragar.
Si de comparaciones entre plataformas insinuadas por unos y otros y entre antecedentes de conocimiento público se trata, las diferencias son lo suficientemente notorias como para deducirse bastante improbable una transferencia de votos de un lado a otro. Claro, no se trata de una certeza, mucha gente elige sin basarse en cuestiones ideológicas ni observando los eventuales modelos que seguirían en funciones de gobierno.

Sobre el Nuevo Encuentro, el Frente Grande y las demás agrupaciones progresistas aliadas o plenamente integradas al Frente para la Victoria, se supone que este resurgido ensayo de la centroizquierda no populista no ejercerá demasiada influencia orgánica ni electoral. Ya lo de Libres del Sur y otros vectores que cambiaron dirección y sentido -poniéndose del lado del más débil: SRA y Grupo Clarín- en las ocasiones de mayores competencias por el poder real, sirvió para adoctrinar que la cuestión es tan binaria como: desde adentro del FpV o nada. Aunque lluevan condenas, es así según mi subjetivo parecer tras observar los sucesos. ¿O quedan dudas que ciertos referentes y determinadas agrupaciones se cayeron de la historia lanzándose al vacío?
De todos modos, aún estando integrado al espacio desde el peronismo, considero mínimamente inoportuno que se analice disgregando las múltiples fuerzas políticas y sociales que componen y aportan indubitablemente al movimiento nacional y popular que conduce la República.



REGLA de CÁLCULO

Para afinar valores antes de volcarlos al plano, debe recurrirse a la nunca bien ponderada Slider Faber Castell. Para evitar errores en cotas progresivas, digamos.

Con las incertezas inherentes a cualquier sondeo debe operarse casi mágicamente, poniendo a jugar las propias observaciones con las especulaciones sustentadas por la mayor o menor experiencia respecto a las características -más o menos chequeadas- de la conducta cívica de los argentinos.

Con esta irrupción del tercero o sexto en discordia -por ahora y salvo eventuales fenómenos sociopolíticos de magnitud- la mayoría de los analistas lo aproximan, de máxima, a un 15% de sufragios en octubre.

Vale preguntarse ¿de dónde provendrían sus votos?


Al efecto, veamos un sondeo realizado por la consultora OPSM -dirigida por Enrique Zuleta Puceiro- entre el 24 y el 27 de mayo, publicado por “LaTecla.info” en Binner: una piedra en el zapato de Alfonsín:

   
A vuelo de pingüino, se evidencia que el ingreso de Binner como protagonista del teatro electoral resta, aproximadamente, una cuarta parte de adhesión a Alfonsín, intercediendo en proporciones similares sobre los Indecisos y en quienes se manifestaron por Otros candidatos (Rodríguez Saá, Carrió, etc.) en el escenario del fallido Acuerdo. Y con concretas chances de acrecentar apoyo con la cristalización de la candidatura.

El resto de transferencias no es relevante, aunque sí llama la atención que Duhalde crezca levemente, seguramente por la confluencia de simpatizantes comunes que objetan la maniobra de De Narváez.

Así como puede establecerse que el flujo de adherentes a Cristina Fernández de Kirchner que expresan intenciones de mutar hacia Hermes Binner, es menor que el aporte recibido por quienes fluyen desde otros/as candidatos/as a valores relativos. Sin embargo, ese porcentual en el intervalo limitado por 3 ó 4 puntos (proyectando), no dejaría de ser un guarismo importante si el FpV llegara a octubre sin margen que supere claramente el 45% de los votos necesarios para consagrarse en Primera Vuelta o 40% de Votos Válidos y 10 puntos de diferencia con la segunda minoría.



ESTILOGRÁFICAS y PAPEL VEGETAL

Para pasar en limpio este croquis con sus medidas ya acotadas, considero provechoso mirar previamente -a modo de antiparámetro- las conceptuosas opiniones de “Clarinete”, tal recurso verificado como prácticamente inexorable para afinar detalles por antítesis.

Entonces, a sumergir los estilógrafos en líquido removedor, dejarlos orear y recargar tinta. Toda una mecánica artesanal.


Pues bien, ¿qué se publicó al respecto en los medios del colector Magnetto?


El miércoles, el aleccionado escriba Van der Kooy en su habitual columna con cimientos fisurados del diario “Clarín”, preguntó: "La candidatura de Binner, ¿buena para la oposición o para Cristina?"


En la introducción, intentó vislumbrar los motivos de la decisión de Binner: “Su relación con la UCR de la provincia sufrió algunas convulsiones por la pelea con Ricardo Alfonsín. Pero esos síntomas no presagian una enfermedad que pueda poner en peligro la cohesión del Frente Progresista que el socialismo comparte con los radicales… El kirchnerismo que representa Agustín Rossi no logra despegar porque compite en la misma franja electoral que Miguel Del Sel…”

No pueden soslayarse las distorsiones respecto a la procedencia común del apoyo a Rossi y a la midachista Unión PRO Federal, como tampoco puede afirmarse sin rubores que este pacto terrateniente haya cumplido un desenvolvimiento expectante en las pasadas Elecciones Internas Primarias Abiertas y Simultáneas, cuando apenas alcanzó un 14,9% de los votos válidos afirmativos, contra el 42,6% del Frente Santa Fe para Todos y el 41,0% del Frente Progresista Cívico y Social. No es serio, es irrisorio.


Luego agregó que: “El radicalismo de Santa Fe le ha colocado abundantes bolsas de hielo al conflicto que desató la pelea entre Alfonsín y Binner. Ese radicalismo forma parte del poder en la provincia… Pero tiene claro que, con la candidatura presidencial de Binner, en octubre repetirá la experiencia del 2007. En aquella ocasión se pronunció por la fórmula de Roberto Lavagna y Gerardo Morales. Los socialistas siguieron a Elisa Carrió. Otros tiempos…”

Una puntuación de la pelea y el presagio de fragmentación del Frente Opositor que no sufrió pruritos al acusar al santafesino como responsable del vaticinado fracaso. Además, el simulador escriba nada dijo sobre que quienes se aliaron en esta circunstancia con la Coalición Cívica, fueron los radicales de Barletta. Como dio por descontados los pactos de los mandamases del MiDaChi con los del duhaldismo provincial caído en desgracia. Otros tiempos, claro, unos se superan y otros retroceden.


Al relatar algunas novedades epistolares, Van der Kooy manifestó que: “Binner tuvo señales simbólicas… Recibió, por ejemplo, una carta conceptuosa de Federico Storani. El histórico radical bonaerense pataleó por el acuerdo de Alfonsín con Francisco De Narváez. Aunque su pertenencia partidaria es indeclinable… Binner y su espacio de centroizquierda tendrá varios problemas por resolver. Uno de ellos es el contenido electoral que daría al conglomerado que encabezará. La zona de la oposición que ocupa Binner y, en buena medida, Alfonsín parece ahora ensimismada en una discusión ideológica intestina, como si la verdadera batalla fuera entre ellos y no contra el gobierno de Cristina Fernández.”

En otros artículos clarinetistas se brinda información sobre las deserciones en el denarvaísmo como las de muchos radicales ofuscados ante el franco vuelco a la derecha de su candidato presidencial, quienes establecen contactos con el santafesino. Moderadamente, por cierto, ya se sabe que Radical es una palabra que vaciaron de contenido. Hoy, cualquier argentino que oye "radicalismo", piensa en boinas blancas y no en revoluciones intransigentes. Es el poder de lo simbólico.

Y para insistir sembrando temores, la línea editorial del Grupo de Herrera y Magnetto repite su examen sobre la pelea entre ellos que, en este caso, para ellos: “ellos” es “nosotros”. El “ellos” que asumen transfigurando, es lo que llaman “el gobierno de Cristina Fernández” y nótese que ni siquiera recurren a sofismas para referirse a lo electoral: no afirman que el rival sea la candidatura ni el FpV sino el gobierno. No es necesario aclarar más, aquello que el multimedio no deja lugar a dudas.


El celebérrimo comunicador gráfico, radial y televisivo, pronosticó: “Los socialistas y sus nuevos socios nacionales llevan, en ese aspecto, la delantera. Machacan con un supuesto giro a la derecha de Alfonsín (por su alianza con De Narváez y Javier González Fraga) como si esa fuerza representara el renacer de una izquierda nueva y pura. No hace falta recordar que, en su comportamiento político y económico, el Frente Progresista es una expresión entre moderada y conservadora.”

¿Doble o simple contradicción? Ni dudar que el hombre de Magnetto, con sus oscuras aclaraciones, reconoció explícitamente el giro a la derecha de Alfonsín y la aprobación brindada por la línea editorial del multimedio. Y para reforzar el burdo psicopateo a los referentes del Frente lanzado a la pulseada presidencial, intenta convencerlos que deben aglutinarse con los radicales, quienes, paradójicamente son moderados y conservadores. Vale notar que Sanz, Aguad, Morales y otros ilustres dirigentes de la UCR no giraron a la derecha: siempre fueron sus intérpretes y ejecutores.

Extraña estructura de pensamiento la de Van der Kooy. O baja calidad de recursos para dar mensajes más subliminales que no expongan de modo tan franco sus infundados intereses.

  
Y, por si fuera poco, el periodista estrella continuó pasando facturas como un caprichosamente rebelde adolescente decepcionado: “Es bueno señalar, en cambio, que el socialismo tuvo en estos años serpenteos en su andar. Binner suscribió en el 2010 un acuerdo de base programática con Eduardo Duhalde, Mauricio Macri, Alfonsín, Ernesto Sanz y Felipe Solá, entre varios. El socialismo se ausentó cuando la mayoría opositora firmó el documento ‘Cuidar la democracia’, con motivo de repetidos y gestos autoritarios kirchneristas, como el bloqueo a los diarios Clarín y La Nación.”

A los desprevenidos hay que recordarles que el bloqueo no fue tal. Medio centenar de trabajadores arbitrariamente despedidos y con su representación sindical censurada, se manifestaron para reclamar junto a amigos y familiares en uno de los cinco accesos a la planta de impresión. Obviamente que los cuatro restantes no se usaron para el egreso de diarios, ya que la idea es aprovechar lo que sea para montar sospechas sobre el gobierno enviando una parafernalia de noticias deliberadamente distorsivas repicadas por los satélites que cubren cuatro quintas partes de la comunicación nacional.

Y hay que darle relieve: el corolario del escriba cristalizó su desencanto al recordar el ridículo documento para comprometerse a cuidar aquello que está a muy buen resguardo: la democracia.

No recuerdo haber participado de períodos en que se impulse el Estado Republicano protegiendo derechos y garantías como ahora, ni que se controle el cumplimiento de deberes y obligaciones bajo la consigna de "memoria, verdad y justicia", ni que se estimule la equidad y la inclusión, ni que se reconstruyan paradigmas latinoamericanistas de fortalecimiento con unión, ni que se transformen estructuras de modo determinante para un porvenir con independencia, soberanía y justicia.

Pero es evidente: para los caballeros de levita, galera y bastón, la democracia excluye al resto. El Pueblo se reduce al establishment.


La columna del "Clarín" del miércoles no tuvo desperdicios: fue puramente impura y residual.

Van der Kooy, fiel al estilo del doble mensaje, tras hacer su descabellado diagnóstico dejó lugar a una pregunta ya respondida desde su enfoque tan independiente, no obstante recurriendo al recurso didáctico de la recapitulación, a modo de engreída verificación de lo afirmado mediante el cruzamiento con lo ya dicho. Raro Método Científico el del colector Magnetto, este de idear hipótesis, observar solamente sobre lo planteado y ensayar de manera estanca: no importa la verdad ni la certeza, sólo vale la imposición del propio pensamiento único.

“Ese reflejo del nuevo espacio de centroizquierda movería a una reflexión: ¿Buscará Binner perforar la clientela progresista de Cristina o aspiraría a crecer mellando sólo las posibilidades de Alfonsín? Depende de cuál termine siendo la estrategia, la oposición se diluiría repartiendo la porción electoral que ya tiene o crecería con chances de amenazar a Cristina… La simple redistribución de votos propios alejaría a los candidatos de la oposición de la alternativa de una segunda vuelta. Si se parte de la premisa de que el Gobierno posee un tercio firme del electorado y que podría crecer, los hasta ahora cuatro aspirantes grandes de la oposición se repartirían alrededor del 65% restante. En una división matemática, algo así como un 16% para cada uno. Salvo que alguno de ellos, por efecto del acierto en la campaña o de un grueso error kirchnerista, provocara una polarización. Quizás ese efecto pueda generarse como consecuencia de los resultados que se produzcan en las internas de agosto.”


Como para agregar presión a las advertencias personalizadas -entre incontables artículos consecuentes con la estrategia de búsqueda de subordinación a los intereses corporativos-, en la reciente Sección de Variedades de “Clarín” le pusieron el semáforo en amarillo a Hermes Binner y ya se sabe que el rojo es exclusividad oficialista.

Amarillo de alerta para el anestesista santafesino. Y hay que decirlo: esa luminosa señal áurea le provocaría una atemorizadora sensación de apremio a Ricardito. Y estimo, sin temor a equivocarme, que el abuelo de los bisnietos de Alfonsín cedería ante la advertencia patronal.



CHINCHES de TRES PUNTAS y PORTARROLLOS

Antes de acabar el plano y depositarlo en el portarrollos, es escrupuloso difuminar las sombras en la perspectiva.
Y para ello, paso el pincel por el graneado de noticias que uno preferiría que fueran falsos rumores desestabilizadores. Y no aludo a desestabilizaciones de la gestión, sino del diagnóstico de situación y las emociones de medio país. Sí, me refiero a los trascendidos sobre el encargo de los equipos del oficialismo para que se realicen mediciones del pulso ciudadano considerando que CFK desistiera de la candidatura a su reelección.

¿Qué corresponde especular? No lo sé, pero está confirmado. Varios conocidos ya fueron encuestados con estas opciones del FpV, junto a las restantes combinaciones en juego:
a )  Cristina  Fernández  y  Alicia  Kirchner
b) Cristina Fernández y Carlos Reutemann
c )   Alicia  Kirchner  y  Carlos  Reutemann

Aclaro que si se trata de alguna extraña travesura encarada desde adentro o de un intencional petardeo lanzado desde afuera, no me consta y debo darle crédito porque no fueron pocos los consultados esta semana. Por ahora desensillo hasta que aclare y no plantearé objeciones ni conformidades con estos y otros posibles postulantes al Sillón de Saavedra y Pueyrredón.


Considero más positivo que, con desconcierto pero con la tranquilidad necesaria, intente elucidar posibles causas.

1) Que se tenga clara certeza de que el FpV triunfará en Primera Vuelta al trote y se haya decidido reservar a CFK.
En tal caso, diría que pueden verse tres motivos básicos: primero, la multidireccional presión que se ejerce sobre un gobernante cuando carece de posibilidad de reelección; segundo, el aprovechamiento del fuerte viento de cola que sopla sobre el oficialismo para poder continuar profundizando el modelo aún sin la líder máxima a cargo del PEN; y, tercero, cambiar el sombrero de mano eludiendo la mentada sucesión, ya que para 2015 Cristina Fernández sería número puesto. Arriesgada pero muy entretenida estrategia.

2) Que se dude sobre la victoria sin Balotaje y que, por ende, la indiscutible conductora del modelo haga uso de su derecho a no desgastarse participando de una elección de Segunda Vuelta que, sin dudas, será tan encarnizada como potente es la pérdida de inequitativos privilegios de las clases dominantes llevada a cabo día tras día.
Ahora bien, por un lado y evaluada la realidad nacional, no considero que puedan revestirse dudas sobre la victoria del oficialismo en octubre y entonces, con pesar, me irrumpen los portales de los servicios SePrIN, de la Agencia Nova Noticias y de otros formadores de opinión desde “Cabildo”. En caso de que CFK resigne su postulación, hará lugar para que ciertos grupos interesados en combatir las luchas reivindicatorias nacionales y populares den crédito a las descabelladas elucubraciones sobre la Presidenta y la embaucada gravedad de su estado de salud o los supuestos pactos de impunidad para partir vía México, entre otras. No dudo que son fruto del divague impotente de la oposición despropositada, pero tampoco dudo que, a veces, ciertas acciones tomadas son utilitarias a la agenda del cipayaje.
  
Y como las chinches tienen tres puntas, retiro la última tratando de no hincarme las falanges ni desgarrar el papel:
3) Mucho se dijo ante las claudicaciones de Macri, Sanz, Solanas, Cobos, Das Neves y siguen firmas, pero me remonto 8 gloriosos años hasta las palabras de Néstor Kirchner a mediados de aquel mayo de la renuncia de Menem a la Segunda Vuelta: “Carlos Menem mostró su último rostro, el de la cobardía, y su último gesto, el de la huida.”


Ya sacadas las chinches, a guardar la representación en el tubo plástico.

El gráfico, al hermético estuche para protegerlo de la humedad del otoño en retirada y de las blancas cenizas llegadas desde el complejo volcánico Puyehue-Caulle que se mezclan con las oscuras y fétidas escorias que flotan en el aire desde la quema de las últimas banderas de Alem.


El plazo de entrega caduca mañana sábado, pero soy un dibujante formal y responsable. Prefiero tener las actividades más o menos resueltas con tiempo, por si debo rectificarlas para consensuar criterios y necesidades. Además, si se lanza -oficialmente, de una buena vez- la candidatura presidencial de Binner y Stolbizer, habrá bombardeo de opiniones y perdería demanda ante tanta oferta.

El Rulo, mi viejo maestro, siempre sugería que siguiéramos el impulso vocacional pero tratando de guiarlo hacia lo que no abunda. Y con el diario del lunes -o del domingo, en este caso- cualquiera gana el Loto. Por eso mismo, acostumbro a obviar temas candentes: Sarlo en 678, tomas del Indoamericano, los Qompí en La Primavera, Schoklender y Meldorek, etc., y sólo agarro escuadras y tiralíneas cuando tengo la certeza de que puedo dibujar algo enfocado desde un lugar no común. Decisión tomada mediando el hábito de analizar y valorar lo bosquejado por otros, considerando si terminan pergeñando un explicativo plano técnico o burdos palotes garabateados.

En todo caso, si la situación variara mañana y se renovasen las demandas, sacaría el vegetal del portarrollos y trazaría las reformas convenientes.
Es dura la tarea del proyectista, aunque es mucho más ingrata la del que releva objetos extraños y, ni hablar, si son mamarrachos... Por eso este esquema se extendió: no pude abocarme a mensurar y graficar la informe pieza montada por el bisabuelo de los tataranietos de Alfonsín, sin despuntar el vicio diseñando a la espera de una construcción posterior.

4 comentarios:

patri dijo...

Este comentario espectacular de la realidad politica,es genial,mis sinceras felicitaciones por el "envidiable laburo" Adan,...
APDV

Peter de A. dijo...

Excelente post, que son como varios en uno. Sólo una duda ¿qué es eso de 'planta y cortes'?

Saludos.

Adán De Ucea dijo...

Gracias a Patri y Peter. Y sí, como posteo cada 3 días, no me privo de escribir, jaja. Un error que provoca pérdida de lectores y, sobre todo, comentarios constructivos.
Compañero Impopular: Los Cortes son las vistas imaginarias al seccionar un objeto (vivienda) con un plano vertical. La Planta, es semejante pero mediante un plano horizontal "mirando" hacia abajo, generalmente a 1 metro del piso.
Son los planos que usan técnicos y obreros al edificar o refaccionar.

Ángeles del Hoyo dijo...

Me encantço! qué recuerdos... la regla de cálculo!! saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura