Clarín versus Gvirtz: la saga sin zaga

Si Héctor Magnetto (CEO del Grupo “Clarín”) es el autor intelectual -aunque no tan material- del rejunte opositor, ¿Diego Gvirtz (productor general de “PPT”) es el ideólogo del amontonamiento oficialista?




Primero. Vale decir que no puede consentirse que Magnetto ejerza liderazgo político militando -valga el absurdo- con bajadas de líneas tácticas y discursivas desde un despacho aislado de la gente o, peor, suponiendo fallidamente que la conoce, convencido de que su línea editorial es la formadora de opiniones por excelencia. Y tampoco puede asentirse que la oposición esté tan pero tan descuadrada -sin cuadros ni filos, ni filas, bah- aunque sus cabezas visibles hagan ingentes esfuerzos por confirmarlo mediante carentes análisis y ausentes propuestas, destructivas y vanas competencias de egos, mediocres diagnósticos desvinculados de la realidad,…

Y la corto, porque si no, terminaré cuando todos presten su atención a los más de dos tercios de salteños que votaron al oficialismo por Urtubey o Wayar, jeje. O a que el Acuerdo PROcom-Peornismo arrimó 20 puntos, o que los tres candidatos a gobernador del “Frente PROgregregresista” (UCResidual, Colisión Cínica, PZoncialista, Abyecto Surf, etc.) no llegaron -¡sumados!- al 10%.



Segundo. Si dar por Magnetto más de lo que puede valer me parece una desmesura inaceptable que termina siguiéndole el juego a los más poderosos, también adjudicarle a Gvirtz semejante potencia de impacto es mínimamente cándido o, peor, descreído de la capacidad crítica de la gente.

No puede negarse que el Grupo “Clarín” ostenta un poder descomunal -del real, del influyente- aunque sea cada vez menor. Tampoco puede dudarse acerca de su sistemática y antigua estrategia de apretar gobiernos para salir beneficiado financieramente. Menos puede discutirse que sus directores han tendido múltiples redes comunicacionales, empresariales, mercantiles, sociales, políticas, partidarias y tantas más, con el exclusivo objetivo de socavar la institucionalidad y desestabilizar al gobierno nacional durante este último lustro.

Pero aceptar que Héctor Magnetto es la guía de la oposición lleva ineludiblemente a negarla. Lleva a la obvia conclusión que ni el PRO, ni el Peronismo Federal, ni la UCR, ni el resto de facciones minoritarias, son capaces de planificar estrategias, lanzar propuestas creíbles, exponer trayectorias confiables y construir alternativas de gobierno ejerciendo el poder desde la política como herramienta de transformación. Y, amigos y amigas, eso es tristísimo.



Tercero. Haciendo salvedades económicas y de difusión, el caso de “Pensado para Televisión” es paralelo al del Grupo “Clarín”. Haciendo menos salvedades, Gvirtz está en un mismo plano que Magnetto. Es cuestión de tiempo ver si avanzan en direcciones equidistantes pero con igual sentido. O no.

Esto significa que ni uno representa la voz de la oposición ni otro, la del oficialismo. Semejante reduccionismo atenúa los matices, los degrada, les quita fuerza.

Yo aporto y apoyo volitiva e intelectivamente al gobierno, pero los programas de “PPT” (678, Duro de domar, TVR) pocas veces me representan aunque siempre que los veo me arriman otros enfoques: no estar cerca igual es muy bueno, contradiciendo la vieja consigna de “Artear”. Es decir, generalmente invitan a oficialistas pero muy pocas veces a peronistas. Cuando alguien dice Perón, los panelistas buscan “Reliverán”, digamos.



Último. Recapitulando, tal vez resulte contradictorio lo expuesto, pero no me queda otro camino. ¿Por qué?

Porque consentirlo implicaría aceptar que convivo en una comunidad manipulable, descomprometida, dócil, acrítica, con gran parte de sus principales referentes imbéciles en corporativos roles mercenarios. De un lado y del otro, para ser justo.



Si te quedaste con ganas, cantate "La Marcha de San Magnetto"

5 comentarios:

Oscar Cuervo dijo...

No hace falta que 678 te represente, el valor que tuvo en estos años es altísimo, porque instaló en la agenda política la manipulación de los medios, que sólo era analizada por especialistas. 678 fue una pieza fundamental del armado kirchnerista, para romper el cerco informativo en momentos en que la sensación era que "la gente en la calle los quiere matar" (como decía la Naranja Mesiánica). 678 fue el instrumento que conectó a miles de personas en todo el país.
Tomar nota de esto no es aceptar que vivís "en una comunidad manipulable, descomprometida, dócil, acrítica", sino que la lucha política se da en todos los campos, también en el simbólico. Obviamente que se pueden hacer mejores programas que 678. Ahora... ¿estás tan seguro de que vos lo podrías hacer mejor?

Oscar Cuervo dijo...

Y además, aunque te parezca triste, es verdad que "ni el PRO, ni el Peronismo Federal, ni la UCR, ni el resto de facciones minoritarias, son capaces de planificar estrategias, lanzar propuestas creíbles, exponer trayectorias confiables y construir alternativas de gobierno ejerciendo el poder desde la política como herramienta de transformación".
¿No ves que es así? Por eso entre todos juntos no hacen uno.

Adán De Ucea dijo...

Oscar: Ni dudo de la acción y los efectos de 678, estas pocas líneas hablan de roles ideológicos-doctrinarios asignados a uno y otro.
A partir de ahí, tampoco es una refutación lo de la lucha en todos los campos.
Estoy seguro que no haría un programa mejor, sólo diferente y menos monotemático.
Y las características de la comunidad y de la oposición, tienen doble lectura interlineada.

Oscar Cuervo dijo...

678 no excluye la existencia de otros programas. Seguramente alguien podría hacer algo mejor. No está aún demostrado. Menos aún que fuera tan eficaz en la discusión sobre el rol político de los medios. Ni tan molesto para la derecha.
Creo que a 678 hay que medirlo en su propio terreno, no según exigencias teóricas. Sale cada noche a disputar el sentido común a Telenoche en el prime time.

Dario dijo...

678 es un programa de television que desnuda las contradicciones y manipulaciones de los fines de comunicacion, eso es todo. Y si, es monotematico, del mismo modo que un programa de cocina es monotematico, lo cual no es ni buena ni malo. Suponer que la gente vota al gobierno por 678 y no, por ejemplo, el manejo de la economia es un reduccionismo pueril. Con respecto a eso de que la Oposicion que no tiene proyectos, ideas, planes, etc., que no sea oponerse a todo te pido que lo informes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura