Lanata PePeTeando por el #Chaco: Parte 1


En realidad, apenas miré un rato a “PPT” el domingo, como para confirmar los objetivos a los cuales les apuntaría el gordito consuetudinario chantajista, hoy mano de obra subocupada en tareas menores. Es que vivo en el Chaco y era inevitable que al día siguiente -o ayer martes- dejara de cruzarme con algunos representantes del target cacerolo, por lo que consideré oportuno ver el show televisivo teniendo a mano un “Agarompa”. Por la gastritis…

Esta nueva edición de “El Libro del Gordo PePeTe” fue otro fracaso. Fui a trabajar, a hacer trámites y compras. Y nada. No repercutió como pude suponer pretendiendo ponerme en el lugar del otro. Y la otra. Al contrario, la decepción de “la gente en la calle” terminó siendo tangente a mi previsión. El montaje televisivo apto para metropolitanos, dejó sabor a poco, falso y sórdido. 

Poco, porque se limitó a oficiar de alcahuete mensajero de quienes dejaron a la Provincia arrodillada tras dieciséis años de hegemonía o de castas sociopolíticas que no representan a nadie en su devenir saltimbanqui. Si los emisores no tienen credibilidad, menos la tendrá el mensaje y su correveidile foráneo.
  


Falso, porque basta conocer la realidad del Chaco y la situación en que estaba en 2005 o 2006. Sí. No 2007 ni 2008, ya que Néstor Kirchner había puesto la impronta transformadora a pesar de que teníamos un gobierno provincial decadente. ¿Qué sentido tiene tergiversar lo palpable y sesgar lo evidente?


Sórdido, porque -hay que decirlo- Lanata vino a repetir las estrategias noventistas de indagar para chantajear poderosos y luego vender fruta que entretenga simios sin que nada cambie. ¿O no es llamativo que no haya mencionado a funcionarios repudiados por propios y extraños que manejan la billetera?



Si me dejara guiar por la intrascendencia local de “Lanata PePeTeando por el Chaco”, no dedicaría media hora a la farsa dominical. Pero, claro, en las redes tengo contactos de otros lugares y cedí ante el “Operativo Clamor”.





Como las obligaciones cotidianas me impiden destinar demasiado tiempo al asunto,
compartiremos una saga de “El show de PePeTe, empezando con la “Parte 1”:




6 comentarios:

Daniel dijo...

Qué poco inteligente este tipo. Siempre careció en verdad de inteligencia. Solo lo lleva la avidez por contar billetes y es como que apura el laburo de compromiso. Cualquiera lo haría mejor, hasta Cherasny si me apurás (?!!!). En serio, es un enfermo peligroso pero por lo menos maneja más data. Más y más variado pescado podrido pero Sanata y Nelson Castro se manejan en una letanía que solo el milagro de que el aire es gratis les permitió sobrevivir.

Adán De Ucea Queralt dijo...

Es playito, sí, aunque estimo que curte la onda CQC para su emburbujado público que se entretiene con un burdo show tras el cual, insisto, nada cambia. A lo sumo su cuenta corriente...
Realmente me asombró la reacción de vecinos/as y colegas cacerolos/as que bramaron por lo insostenible y estéril del "informe". Un mediocre, sí, Daniel.

Daniel Espinoza dijo...

Estoy orgulloso de mismo por no haber visto nunca un programa de PePeTe. PPT? Me suena de otro lado... Todo lo que veo de este trucho es por 678, DDD y ahora claro el blog del troesam. Siga asíq ue no decaiga!

Adán De Ucea Queralt dijo...

Miré uno en vivo en la tele: la puesta en escena de los twitteros de Wences López que Lanata vendió como "orga K" (?). Y dos, luego, en Youtube: el caceroleo PRO en Harvard y este.
A veces pispeo en los cortes de BDL para saber de qué hablarán los colegas en los recreos. 3 minutos son suficientes, claro, para ir al otro día a desmontar giladas.
Saludos.

Ruppert dijo...

Don Adán:
Confieso que, por razones ajenas a mi voluntad, no he visto el programa del Dr. Lanata que usted denuesta con un ahinco digno de mejores causas.
Tampoco puedo opinar sobre la realidad del Chaco, porque mi información es muy limitada al respecto, pero desde ya confío un 110% en el Dr. Lanata porque es un profesional que chequea y ultrachequea toda la información
No negará usted su brillante participación periodística sobre la conocida denuncia contra periodistas ultra-k, funcionarios y agrupaciones terroristas como La Cámpora.
Alli demostró, con la claridad que lo caracteriza, que con respecto a los periodistas le dijeron que no iba, que serían citados como testigos o algo parecido. Que el asunto no iba.
Que, en clarín, boludos, no se volvieron locos. La gente entendió mal. Los abogados le explicaron lo que los de 67 rocho, como Sandra Gomez Fuentes no quisieron comprender.
Observe la dimensión intelectual del Dr. Lanata que ni siquiera tuvo que leer la denuncia para entender que la misma no era más que el intento de un pequeño grupo periodístico a defenderse contra el siniestro ataque de un gobierno que va por todo y en particular con el derecho de pensar y expresarse, base de la república.
Saludos a usted y familia.

Adán De Ucea Queralt dijo...

Estimado Ruppert:

Gracias por lo de mejores causas, pero es lo que hay. Triste, sí. Tanto que ni arranqué con los 35 minutos restantes de PPT a los 6 que reproduje...

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura