Feliz 2013 para empezar a redondear la Década Recuperada


Es el tercer año que recibo tras haber abierto este blog en el atroz octubre del 2010. Y es la primera vez que cumplo con la ceremonia de saludar.


Podremos tener diversas expectativas sobre el porvenir, ya sea desde lo afectivo y familiar como para lo comunitario y sociopolítico que suele
convocarnos por acá, pero estoy convencido que gran parte de quienes visitan este sitio -aún no adherentes y hasta opositores a la gestión de
Cristina Fernández- coincidirán que, suceda lo que sucediera a partir de este año con elecciones de Medio Término, la idea es no dar un paso
atrás en las conquistas populares logradas ni en las transformaciones paradigmáticas desarrolladas en prácticamente toda la América Latina.

A quienes lo consideran de otro modo, también los saludo y les deseo un buen año aunque en tal caso, por mero formalismo.
No soy tan cínico como para simular excesiva cordialidad con quienes tienen intereses claramente contrapuestos a los míos,
a los de mi tribu, a los de mi condición ciudadana y mi situación sociocultural. Seguramente, esa casta del cacerolaje sin
representación ni propuestas superadoras lo apreciará como síntoma del fanatismo que promueve la Lucha de clases, como
si la cosa pasara por otro lado, como si los cambios se ejecutaran por afuera de la política, como si fuese adecuado tratar
con sutilezas a quien pretende sacar provecho de su situación de privilegio por sobre el bienestar general. O peor, por sobre
la equidad de oportunidades para la búsqueda de la justa superación de quienes son uno, de los semejantes a uno mismo.

La estrategia del espiche de la política de la antipolítica y la demonización del compromiso militante que promueve la preservación
del statu quo de la desigualdad y la explotación de unos pocos a casi todos. Capitalismo al palo. Anarcocapitalismo para impulsar
el retorno al Estado Bobo como mero ejecutor de las recetas corporativas de los grupos dominantes nacionales y transnacionales.
La sistematizada mecánica de quienes asumen pretensiones clasistas usurarias o, peor, resultan funcionales a ellas sin siquiera
pertenecer a tales sectores prebendarios, sino alucinando que por defender sus intereses resultarán incluidos por arte de magia.

Como ejemplos, podríamos recurrir a ponernos en el cuero de Moyano hasta el de Ocaña o el propio Lanata y tantos más. ¿A quién se le puede
ocurrir imaginar que no obstante operar como sus lacayos, los consideren pares? ¿A quién puede ocurrírsele que, cuando Ernestina Herrera
de Noble o Macri o Etchevehere tratan con ellos, no piensan que pertenecen al conjunto de pelagatos que recogen servilmente sus migajas?
Si al propio Mauricio Macri, siendo Blanco Villegas, lo consideran un mediocre cocoliche arribista que goza del producto de los negociados
de papá. Es decir, puedo llegar a entender -divergiendo- a los Biolcatis y de las Carreras, pero jamás al triste mediopelo cipayo en su país.
Mucho menos, coincidir con las franjas de clase mierda urbana cacerolera. Esos sí que me generan desconcierto, ira y más asco que a Fito Páez.
  
En definitiva, abre un año bisagra. En mayo se cumplirán diez años de recuperación. Con marchas y contramarchas pero recuperación sostenida
al fin y al cabo. Con vicios e imperfecciones aunque con un horizonte claro. Con distracciones y tensiones propias de la suma de poder y el
entorno de alcahuetes que existe en todo agrupamiento orgánico. Por estos ejes y por otros de simple percepción debería pasar la sintonía fina.


Y, como todo cierre con apertura, es momento de balances. Si bien por lo general mis notas no estimulan comentarios, lo que me genera
dudas acerca del estilo tal vez demasiado taxativo, al tiempo que en las aulas soy absolutamente lo contrario. En mi oficio cotidiano
intento dar diversidad de enfoques que promueven el debate para la construcción en conjunto, por lo que confieso sentirme un tanto
insatisfecho cuando percibo que la mayoría de las intervenciones en este blog son para congratularse con las ideas y los conceptos
vertidos sin aportar contradicciones ni generar debate. Entonces, hago mi autocrítica pero también lanzo la pelota afuera del área.
Me hago la boleta al tiempo que paso facturas. En toda construcción en conjunto la responsabilidad nunca es de un único integrante.

Recontra complacido y agradecido por superar 10 mil visitas mensuales en el último año, en tanto que empecé a escribir casi como para disponer
de archivo propio de emergentes sin intenciones de difundirlo, como quien comparte azarosamente. Sí, algo onanista y burocrático fue el inicio
de este blog. En esas oportunidades de prácticamente nula participación crítica me pregunto si la escasez de objeciones no se debe a que me
manifiesto -como las califica Artemio- para una audiencia redundante, para los más o menos iguales. Y confieso que me estremece pensarlo.


Volviendo al balance con proyección, cabe aludir que el próximo 27 de octubre se renovarán la mitad de las bancas de la Cámara
de Diputados de la Nación (127 sobre 257) y un tercio de los escaños del Senado (Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Entre Ríos,
Chaco, Salta, Río Negro, Santiago del Estero, Neuquén y Tierra del Fuego) posteriormente a las elecciones PASO del 11 de agosto.

La actual situación por bloques, aproximada considerando sesiones de Leyes relevantes, puede sintetizarse en los siguientes cuadros:



Cabe decir que el análisis realizado a trazos gruesos -con la Agrupación en 2011- configura proyecciones de máxima para el oficialismo,
en una suerte de emulación a mi autoexiliada comprovinciana en el arte de la profecía, si bien no cuenta con intencionalidad apocalíptica.


No profundizaré sobre la Reforma Constitucional con Rerreelección presidencial para no entrar en el juego de la oposición despropositada
que agita siniestros fantasmas hasta cuando ni sábanas tiene. De hecho, personalmente considero que no hay condiciones ni pretensiones
para encarar esa modificación orgánica. Así como estoy convencido que la resistencia a la Reelección Indefinida es producto de aquellos
sofistas sectores políticos que saben que ni siquiera pueden garantizar finalización de mandatos, por lo que mucho menos podrían aspirar
a que la ciudadanía los reeligiera. Los motivos que arguyen para tal oposición son bajados por los Escribidores del Estatuto del Coloniaje
que repiten el discurso del presunto Primer Mundo que paradójicamente no coarta posibilidades de reelección de Presidentes y Premieres.

Es decir, pasa porque asumen que los latinoamericanos somos ciudadanos de segunda. Pasa porque aceptan las recetas del Norte que
allá ni siquiera aplican. En síntesis: una lacaya postura colonizada para oficiar de encomenderos imperiales como hace cinco siglos.


Observando los bloques en el Senado, se aprecia que los dos tercios aptos para contar con Mayoría absoluta propia no son inalcanzables.

En la Cámara Baja esta proporción tampoco es improbable, sobre todo considerando que se renuevan las bancas de la fatídica elección
del 2009, lo que adquiere valor en la Cámara de Senadores para las elecciones del 2015, puesto que se renovarán escaños de Distritos
que resultaron perdidosos en la Pampa Húmeda (Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Mendoza, La Pampa, Corrientes, Chubut y Catamarca), por
lo que vale suponer desde ya que las performances del oficialismo serán superadoras, excepto que se produjera una improbable debacle.

Y por ello la Campaña del miedo orquestada desde ciertas corporaciones que vieron menguar su situación de privilegio, aunque para nada
restringieron capacidad de lucro. Simplemente, el Estado Activo vigente ha generado las conocidas condiciones de control y redistribución,
lo que se vende al público urbano que no siembra ni en maceta y supone que la leche descremada proviene de vacas criadas en Feed Lots con
personal trainer, como el avance de una Tiranía que no respeta los dogmas de “Familia, Tradición y Propiedad”. Basta recordar la reacción ante
la recuperación del Predio de la Sociedad Rural de Palermo por parte del Estado Nacional porque ni siquiera saldaron la compra a precio vil.

Parafraseando a “Los Wawancó” podríamos cantar que “la cosecha de imbéciles nunca se acaba”, tampoco de papa y maíz. Menos los mangos…



A modo de conclusión de tanta perorata y procurando -por una vez al menos- provocar aunque sea un disenso concreto o una leve puteada,
intentaré ir al grano breve y directamente -con metodología cuasi conductista, je- oficiando tal el hábito bloguero, como Maestro Sir Huela.
Tengo el beneficio y la simultánea desventaja de ser peronista. ¿Qué significa? Que cuento con el plus de pertenecer al Movimiento Político que,
prácticamente de manera excluyente, modificó de raíz a las estructuras establecidas. Ora para beneficio de las mayorías, ora para su perjuicio…

Es decir, que desde el aluvión zoológico hasta hoy las transformaciones profundas efectuadas en democracia surgieron desde el Justicialismo
es irrefutable, aún incluyendo el período de la UCRI 1958-62 con votos peronistas y consignas opuestas a la UCRP de la Unión Democrática.
Los restantes fueron intrascendentes episodios constitucionales; burdo republicanismo teórico representante del establishment que cambió
nada, que sostuvo las Zonceras Argentinas desde las postrimerías de la Década Infame para ser contemplativo sin detallar demasiado, puesto
que Yrigoyen indujo transformaciones populares pero no resultó un visionario. Apenas encarnó lo meramente viable en la coyuntura histórica.

Y mirando la actual estructura de la UCR, huelga diagnosticar: Sanz, Morales, Cobos, el hijo de Alfonsín, Gil Lavedra,… macrismo morigerado.
Para el mismo lado y con idénticas características de moderación, está el engendro conservador socialista (?) del FAP que declama por izquierda
y gestiona por derecha. Es imposible no rememorar a Braden y sus subordinados vernáculos de ocasión. Son un Revival de la Unión Democrática
y están condenados a continuar con el desprecio de las mayorías. Tanto o más que Macri o De la Sota quienes, al menos, no simulan. No tanto.


Entonces, mirando hacia adentro del Frente para la Victoria y la dispersión que se presenta afuera, es tiempo de valorar la Realidad Efectiva.
Sí, la que debemos a Perón. Aquella que intentó aludir Polito en la nota: “Lo que viene: Nunca te des por vencido ni aún vencido”:

 “Todos sabemos que es re-re difícil el objetivo. No tanto conseguir la mayoría requerida en diputados, sino la del Senado. Empero, si algo
dejó de legado Almafuerte Néstor, es el célebre dicho del título. Así que mientras se pueda, se intentará, se le buscará la vuelta siempre.
En la eventualidad de no ser suficiente, no habrá derrota, sino acordar "la continuidad con cambios". No está la Argentina, para regalar
tantos sacrificios y conquistas a bicisenderistas con una papa en la boca, que solo puede ofrecer pedalear 20 años hacia atrás. Tampoco
hay espacio ni tiempo, para un De la Rúa II hermenéutico, que se entera por los diarios de Tognolis y otras yerbas…” Completo acá.


Y acá adquiere significación el peronismo o la transversalidad. Que Scioli, por ejemplo y por sus características, no representa la más fidedigna
continuación del modelo vigente, no admite mayores polémicas ni internas ni secantes ni ajenas ni tangentes. Pero tampoco habilita discusiones
considerar que Scioli está dentro de “lo posible”. Y otros pocos referentes de peso de Distritos con peso son “lo posible”, guste o deje de gustar.

Unos, daremos batalla -como siempre- a toda franja política retardataria y entreguista así se camufle de socialdemocracia modelo '80.
Otros, dado el caso en 2015, optarán por quedarse en la casa y votar a Binner, tal como en su momento respaldaron o hubieran apoyado
a la Alianza del radicalismo frepasista cavallista que no hizo otra cosa que ensanchar brechas de desigualdad y excluir a más compatriotas.
A esta altura, ¿alguien con un mínimo criterio puede permitirse la torpeza de dudar que entre el FAP y el PRO no existen grandes diferencias?
Y hete aquí la mentada ambivalencia entre plus y déficit del peronismo, cuyas masas populares pudimos confundirnos ocasionalmente,
pero siempre haciéndonos cargo y actuando en el lado de lo nacional desde la Tercera Posición latinoamericanista. Ni yankees ni marxistas.


Para cerrar esta nota de inicio del año, no obstante saber que es una redundancia, dejo claro que estoy convencido que “lo ideal” sería que
Cristina continuara conduciendo los destinos de la nación, ya sea reelección mediante, desde la Jefatura de Gabinete con poder real, o como
Primera Ministra en un sistema parlamentarista que poca relación tiene con la concepción latinoamericana de la democracia representativa.

Pero “lo ideal” prácticamente nunca es “lo posible”. La dirigencia con aptitudes de poder lo sabe o debería saberlo. Y los ciudadanos deberíamos
tenerlo presente para no cometer errores que tiren por la borda la Década Recuperada. Como peronista cabe decir que no votaría a De la Sota
como no voté por Menem en 1995 ni en 2003, si son dos gotas de agua. No votaría a Macri así se presentara a elecciones -sin volver a desertar-
cantando la Marcha y luciendo el Escudo. Treinta años de militancia en el campo nacional y popular me han enseñado a aprender de los triunfos,
de las derrotas y, más que nada, de los costos pagados por los sectores socioeconómicos a los cuales pertenezco, me identifican y defiendo.


Deseo que este también sea un buen año que sirva para corregir yerros, evitar lecturas con anteojeras aplaudidoras y peronizar la gestión.
Y agradezco desde acá a todos los compañeros y todas las compañeras que en las redes virtuales y en el territorio me enseñan día tras día
a pensar la realidad. A moverme de baldosa para cambiar el enfoque y ver en perspectiva sin que el entorno reducido me tape el horizonte.

Iremos viendo los sucesos, sabiendo que la maquinaria de la cirugía está aceitada y que si a Capitanich le mandan a Lanata -el gurkha de “Clarín”
y la Rural- y a Scioli lo operan desde “La Nación” y “Noticias” al tiempo que el oficialista Verbitsky lo aniquila sistemáticamente, no se equivocan.
Es de Manual que si un referente del oficialismo resulta consuetudinariamente atacado o aviesamente encandilado con cantos de sirena, se debe
a que a esos anquilosados grupos de poder fáctico no les conviene que tenga protagonismo dentro del Frente para la Victoria en la escena 2015.
Y hay equipo. Hasta podría decir que, no obstante confiar en la capacidad de la Jefa del modelo, hay equipo más competente que el dispuesto.


Y sí, cuando digo peronizar la gestión es porque el exacerbamiento de la progresía oficialista usufructuando imprudentemente un poder prestado
me tiene tan harto como los ’70 a Duhalde y Lanata… Extraño a Néstor Kirchner. Demasiado. Cuando en octubre del 2010 bosquejé la necesidad
de abroquelarnos para coadyuvar potencialidades procurando favorecer las chances de cubrir entre todos y todas sus cualidades de conducción,
no pensaba que sería tan compleja la tarea. Y sí, extraño la ortodoxia orgánica tan peronista que imprimía Néstor Kirchner en los trances difíciles.

Nunca menos. Excepto que pretender ir por todo signifique entregarlo todo. Todo lo logrado. Ahí, el nunca menos trastocaría en ahora nada.


Feliz 2013. Feliz año, que siempre los mejores años fueron, son y serán peronistas.
¡Viva Perón! ¡Gracias, Néstor! ¡Fuerza y cintura, Cristina!


Y agrego una yapa que publicó Mario Paulela en Pensando la Argentina apenas subido este balance: Asignaturas pendientes

7 comentarios:

MABAIRES dijo...

Primero, feliz año nuevo! Este año, se redondea la década ganada y tiene razón en que será un año durísimo en términos de exigencia , habrá que estar muy despiertos porque la renovación parlamentaria dejará heridos. A veces, tengo ganas de decir , viendo las circunstancias "má sí, vamos por la re re elección" pero una vocecita interna, me dice: "ojo, Cristina no es eterna, no sea cosa que le dejes a tus hijos un problema en el futuro. Acordate del Carlos Saúl de Anillaco" Es una complicación pensar en un futuro más allá del 2013. Creo que hay que esperar. Muchos ponían las manos en el fuego por el peronísimo Moyano, discutían acerca de por qué no les habían dado lugar en las listas (y resultó que Cristina sabía muy bien lo que hacía). Nosotros , desde la tribuna, podemos alentar, pero el partido lo está jugando ella y los conoce a todos mejor que nadie. En todo lo demás , como siempre coincidimos hasta el tuétano. Por más que me vengan con el escudo y la bandera, a algunos se les nota el neoliberalismo desde lejos. Y no pienso dar un paso atrás. (Tampoco votaría a Mr Beanner, así que no se asute, hombre!)
Hay algunos candidatos, (en privado se los menciono si le interesa) que vienen laburando sin sacar los pies del plato nacional y popular desde hace muuuuuuuchos años, incluyendo en la década infame del turco. Hay que tener paciencia, no sirve de nada quemar candidatos hoy , cuando aún no ganamos las legislativas 2013.
No desespere!!!! Todo en su medida y armoniosamente. Un gran abrazo y lamento desilusionarlo , pero de ninguna manera me voy a enojar con ud!

Adán De Ucea Queralt dijo...

Y bueno. Seguiré demandando enojos y objeciones. Así que tal vez invite a leer a más amigotes de la transversalidad y de las Liebres del Sur, por caso, para ver si me complacen. Es que necesito comprar zapatos dos números menos o recibir algunas carajeadas acá. Algo que me haga sufrir un poco (?).

Gracias por pasar y muy buen año para Usted, los suyos y todos los nuestros. Del resto se encarga Papá Essen...

jpmalvinero dijo...

Creo que es la primera vez que comento en tu blog (aunque no es la primera ni será la última que lo lea). Coincido en que lo ideal casi nunca es lo posible y, como muy bien dijera alguien hace mucho tiempo, la política es el arte de lo posible. Así que, como vos, tampoco creo posible ni beneficiosa para el oficialismo una reforma constitucional que habilite 2 o más reelecciones consecutivas en los próximos años. No lo veo posible por el grado de sumisión que la mayoría de la oposición muestra respecto de las distintas expresiones del poder fáctico (SRA, CLORIN-LA NAZION, TECHINT, ETC) y por la aversión casi irracional que el gobierno nacional genera en sectores medios, que fueron muy favorecidos por estos casi 10 años de peronismo, pero que seguramente en su vida voten por una opción política nacional y popular.
Por otro lado, he leído el posteo de MP de Pensando la Argentina, y creo que tiene razón en lo que ahí se dice respecto de la política comunicacional del gobierno. Lo que nos sirvió durante esos años de "resistencia" de "aguantar los trapos" (ahí por 2008, 2009 y 2010, encarnado en el programa 678), no está siendo útil para la nva. etapa abierta en octubre del 2011. No creo que el programa deba dejar de salir (de ninguna manera, porque todavía es útil para que muchos adherentes al oficialismo no se coman las operetas varias que se crean desde distintos sectores del establishment y sus lacayos) pero sí creo que hay que hacerle varias modificaciones que lo harían menos previsible, menos repetitivo, aburrido, y menos obsecuente con el gobierno nacional (y eso lo revitalizaría y creo que aumentaría su audiencia y credibilidad. Porque dejaría de ser un programa solo para los convencidos y pasaría a tratar de persuadir a franjas de la sociedad que hoy no están en la vereda del oficialismo pero que tranquilamente podrían estarlo si no percibiesen una ceguera gubernamental en algunos aspectos de la realidad : como el tema de la seguridad, el de la inflación o el funcionamiento de algunos servicios públicos). Además, la estrategia comunicacional del gobierno no puede recaer unicamente en un programa de TV que se emite por la TV estatal, sino que debe haber otras formas de llegarle a la población que no necesariamente impliquen el formato de un medio televisivo (estoy pensando en radios y revistas barriales, en publicidad en la vía pública, etc).
Otra cosa que quiero agregar es que descontada la posibilidad de un tercer mandato consecutivo de Cristina, lo mejor que podría pasar es que en las legislativas de este año el oficialismo mantenga la mayor cant de senadores y de diputados leales al proyecto y, en lo posible, esa cantidad aumente. Para ello, creo yo, habría que mejorar esos temas : inflación, seguridad y servicios públicos. El tema de la pelea con CLORIN y LA NAZION, es inevitable pero no por ello hay que insumir todas las energías en una batalla que a muchos sectores de la población no le es prioritaria (después de todo, la gente decide mayoritariamente por la realidad en la que vive y no por lo que le dicen mediso de desinformació. Eso se vió claramente en la elección de octubre de 2011).

Saludos y que tengamos un muy buen año nvo,
JP

Polito dijo...

Adán, excelente el cuadro de proyección electoral en el Congreso.
Un saludo y buen año.

PD: Ya que mencionaste a la Sociedad Rural, imperdible la última nota de Verbistsky en P12, del último domingo, donde detalla como De Narvaez lo garcó bien garcado a Biolcatti y demás garcaje okupa palermitano (caterva que seguramente lo miraba de costado como a un recien llegado).
Chapeau para el colombiano en ésta.

Oscar Cuervo dijo...

Ya que reclamás cuestionamientos, ahí va uno:
" mirando hacia adentro del Frente para la Victoria y la dispersión que se presenta afuera, es tiempo de valorar la Realidad Efectiva. Sí, la que debemos a Perón". La reivindicación de una identidad peronista permanente que a veces se acompaña de una puteada a la "progresía oficialista que usufructúa de un poder prestado" creo que está en el meollo de las contradicciones más agudas de la política argentina actual. Mucho, pero muchísimo más que disctutir el formato de 678 o los exabruptos de Lucas Carrasco. La pregunta del millón hoy es cómo pueden ser percibidos un Scioli o un Massa como parte de este proyecto, tal como hasta hace apenas meses pasaba con los Moyano o Piumatto. No creo que esta pregunta pueda responderse con la maldad personal de Moyano. Moyano es un fenómeno típicamente peronista, de igual manera en que lo son Scioli y Massa, Insfrán y Alperovich. Cuando los tenemos votando en el senado a nuestro favor, respiramos aliviados, cuando tenemos ocasión de ver qué hacen en sus territorios nos agarra (si querés digo: me agarra) un Temor y Temblor. Y si en 6 meses Massa, Insfrán o el propio Scioli se ponen al frente de la restauración de la normalidad argentina (la Argentina claudicante) o si como Moyano los vemos pasear por TN diciendo el guión permanente del Grupo, no creo que la sorpresa nos dure más de 10 minutos. Y, como vos hablás de posibilidad, te digo que no nos sorprendería porque en el fondo sabemos que los mencionados PUEDEN LLEGAR A HACERLO, como está demostrando sin vergüenza Moyano que puede aliarse a la derecha ruralista y clarinista. Pueden hacerlo no porque sea un traidor, sino porque forma parte del ADN de la burocracia sindical que cuando las papas queman se puede pasar al bando enemigo sin remilgos. Por las mismas razones que Menem, un peronista paladar negro, pudo hacerlo.
Espero que esta observación no se interprete como antiperonista porque no lo soy ni quiero serlo, y comprendo que muchas de las virtudes de la década kirchnerista provienen de su proveniencia peronista. Pero así como el peronismo te facilita ciertas cosas te complica otras. Hoy toda la derecha que apuesta a terminar con Cristina cuanto antes ha asumido que la salida viene por el lado del peronismo.
Así que lo que cuestiono en tu análisis es esa idealización de la identidad peronista y esa añoranza de "la ortodoxia orgánica tan peronista que imprimía Néstor Kirchner en los trances difíciles". Si vamos a ser adultos y a ponernos los pantalones largos (l@s que queramos ponernos pantalones, porque también algun@s pueden querer tener polleras), tenemos que asumir que Perón murió, que Néstor murió. Y que la ortodoxia siempre tira para abajo. Imagina a los dinosaurios en la cama.

Anónimo dijo...

Feliz año! Esta vez el saludo fue tempestivo, pero no me lo enviaste. Quizás para obligarme a leer el blog. Muy sagaz tu comentario, como siempre. La continuidad del modelo requiere la instalación de un candidat@ con el convencimiento, la personalidad y el cuero suficiente para que no se venda con la segunda tapa del Clarinete. TAmbién se necesita dar un mensaje claro contra los actos de corrupción -en mi opinión el deficit mayor de estos años- . Admiradora anónima. 12 de enero 2013

Adán De Ucea Queralt dijo...

JP: En realidad la veo poco probable pero no imposible a la eventual reforma. Y para nada perjudicial: soy un convencido que limitar posibilidades reelectivas va en contra de las libertades ciudadanas. Algo que planteé hace tiempo, acá: http://adandeucea.blogspot.com.ar/2011/05/y-vos-que-pensas-acerca-de-las.html
Sobre 678 y demás, coincidimos miradas.

Polito: Son de máxima, aunque sin considerar posibles acuerdos transbloques. La Reforma, incluya o no aspectos electorales, es necesaria.

Oscar: Vi el posteo en tu página e iba a agregar algo al que enlacé acá, pero creo que ya es suficiente por ahora.
Te agradezco los aportes -y lo sabés- aunque te reprocho no haberme avisado antes sobre esa respuesta que me tuvo como destinatario pero sin remitirla. Quizás más adelante reabramos la cuestión, que siempre favorece a la construcción de consensos.

Admiradora anónima (?): Siempre que subo algo (acá o en Youtube) se linkea automáticamente a Facebook, Twitter y Networked. Seguime para evitar condicionamientos no deseados, ja.
Y sí, lo de candidat@s no permeables a las tapas de Cornetín -como a otras presiones corporativas aún más determinantes- es condición necesaria a la hora de buscar continuadores/as del modelo.

Abrazos y agradecimientos a todos/as.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este blog también hace equilibrio en la fisura